Catarata

Catarata

Síntomas

Los síntomas de la catarata consisten en una pérdida visual lenta y progresiva, que sucede habitualmente durante meses o años y afecta a uno o ambos ojos. Se pueden sufrir deslumbramientos, en especial con las luces frontales por la noche, y disminución en la percepción de los colores. Los síntomas particulares dependen de la ubicación y la densidad de la opacidad.


Signo característico

Opacificación del cristalino que normalmente debería ser transparente (véanse los tipos respectivos más adelante).


Otros signos

En el examen del fondo de ojo, la retina se ve a menudo borrosa, y en la retinoscopia el reflejo de fondo se ve atenuado en estado de dilatación. El paciente puede presentar un cambio refractivo que consista en una miopización. La catarata por sí sola no ocasiona ningún defecto pupilar aferente.


Tipos de cataratas

Nuclear. Coloración amarillenta o parda de la porción central del cristalino en la biomicroscopía. Típicamente, el deterioro visual es más pronunciado en la visión lejana que en la visión cercana.

Subcapsular posterior. Las opacidades se localizan cerca de la superficie posterior del cristalino y a menudo forman una placa. Se aprecian mejor mediante retroiluminación contra el reflejo rojo de fondo. Son frecuentes el deslumbramiento y la dificultad de lectura. Puede estar acompañada de inflamación ocular, uso prolongado de esteroides, diabetes, traumatismo o radiación. Suele ser más característica en la gente joven.

Cortical. Opacidades radiadas en la periferia del cristalino que se expanden para abarcar las porciones anteriores y posteriores. A menudo es asintomática, hasta que los cambios aparecen en el centro.


Causas

  • Relacionada con la edad
  • Traumatismo
  • Fármacos y tóxicos
  • Inflamación intraocular (p. ej., uveítis)
  • Radiación
  • Tumor intraocular
  • Enfermedad ocular degenerativa (p. ej., retinitis pigmentosa)
  • Enfermedades sistémicas

Diagnóstico del paciente con catarata

Es preciso investigar las causas y determinar si la catarata es la causa de la pérdida visual y si la extracción quirúrgica puede mejorar la visión.

Hay que conocer los antecedentes (fármacos, enfermedades sistémicas, traumatismos, enfermedades oculares…) y descartar una mala visión previa a la formación de la catarata.

Es necesario realizar un estudio ocular completo, que incluya:

  • visión lejana y cercana, examen pupilar y refracción;
  • biomicroscopía en estado de dilatación pupilar, con iluminación directa y retroiluminación, para el estudio adecuado de la catarata, y tonometría;
  • y estudio del fondo del ojo, con especial cuidado en la mácula, que es esencial para descartar otras causas de disminución de la visión.

Habrá que realizar una ultrasonografía modo B cuando el fondo no sea visible debido una catarata densa, con el objetivo de descartar una patología del segmento posterior.

Llevar a cabo una OCT macular en caso de que la visualización de la mácula sea difícil o si presenta cambios degenerativos maculares, con el objetivo de estimar si la agudeza visual mejorará después de la intervención y si vale la pena llevarla a cabo.

Proceder a una biometría ultrasónica o por interferometría. Cuando se planea una cirugía, son necesarias las lecturas queratométricas y la medición del eje axial mediante ultrasonidos modo A o láser, con el objetivo de calcular la potencia de la lente intraocular.

Es necesaria también una evaluación del endotelio corneal, por lo general mediante una lámpara de hendidura y, en ocasiones, mediante un recuento de células endoteliales.


Tratamiento

La cirugía de catarata puede llevarse a cabo por distintos motivos:

  1. Para mejorar la visión en pacientes con pérdida visual sintomática.
  2. Como medida terapéutica en enfermedades oculares (p. ej., glaucoma o uveítis relacionadas con cristalino).
  3. Para poder realizar el seguimiento de una enfermedad ocular (p. ej., para vigilar o tratar una retinopatía diabética o un glaucoma).

Se pueden corregir algunos errores refractivos en caso de que el paciente no precise la cirugía.


Seguimiento

A menos que exista una complicación secundaria a la catarata (p. ej., glaucoma), la catarata en sí no requiere tratamiento urgente. Los pacientes que no precisan cirugía deben acudir a una revisión anual o incluso en periodos más breves si existe una disminución sintomática de la visión.

Publica tu comentario

Tu dirección de e-mail no se publicará

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona Más información

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona Más información

ICR Terrassa

C. Sant Pere, 46 2o piso, 08221 Terrassa Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona Más información

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona Más información

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Más información
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.