Dr. Jürgens: “Los chips de visión artificial no han demostrado mejorar la calidad de vida del paciente”

Dr. Jürgens: “Los chips de visión artificial no han demostrado mejorar la calidad de vida del paciente”

¿Qué es un chip de visión artificial?

Los chips de visión artificial son unos dispositivos que estimulan eléctricamente la retina. El sistema se basa en una cámara integrada en unas gafas que lleva el paciente, y esa cámara transmite la información a un chip que ha sido implantado mediante una operación quirúrgica en la retina. Este chip transmite la información al nervio óptico y al cerebro.

¿Para quién estaría destinado este dispositivo? ¿Qué enfermedades pretende tratar?

Debido a que este sistema se basa en el estímulo directo de la retina, se prescribirá para pacientes que padezcan problemas de retina, pero cuyo nervio óptico funcione adecuadamente y no esté dañado.  Para transmitir la información de la retina al cerebro, necesitamos el nervio óptico. Por ese motivo, no será útil en personas con enfermedades del nervio óptico, como pueden ser pacientes con glaucoma terminal, que tienen el nervio óptico ya totalmente atrofiado. En esos casos, este sistema no funcionará.

De enfermedades de retina, hay de muchos tipos, pero las que pudieran beneficiarse de este dispositivo serían las que afectan más a las capas externas, especialmente la de los fotorreceptores. Dentro de estas enfermedades de retina hay la retinosis pigmentaria.

Chips de visión artificial

Modelo de ojo con chip de visión artificial implantado

¿En qué estado se encuentran las investigaciones sobre este chip?  ¿Cuál es la opinión desde ICR sobre su eficacia?

Estos dispositivos no son una novedad. Son unos sistemas que se empezaron a desarrollar hace más de 25 años. Sin embargo, los resultados en este tiempo han sido decepcionantes y no han demostrado ser una buena alternativa, ya que la calidad de imagen que ofrecen no tiene un impacto en la calidad de vida del paciente.

¿Qué puede llegar a ver un paciente a quien se le ha implantado el chip?

Al estimular eléctricamente la retina el paciente percibe unos flashes o chispazos de luz que emiten cada uno de los electrodos que incorpora el dispositivo. Los sistemas de última generación que disponen de por ejemplo 150 electrodos, provocan en el paciente la visión de estos chispazos distribuidos en su campo de visión, como si fueran 150 píxeles de una imagen fotográfica en blanco y negro. La imagen es, pues, muy simple.

Para hacernos una idea, las cámaras fotográficas actuales tienen millones de píxeles, por lo que 150 es una resolución muy baja. Además, faltan los matices de color, brillo, contraste, movimiento y percepción global del objeto puede ofrecer una retina sana. Las personas no percibimos una imagen descompuesta punto por punto, sino que en una cara vemos los ojos, en una escena vemos a una persona moviéndose… Y eso, con una resolución tan baja y sin matices, que es lo que ofrece el chip, es difícil de interpretar por parte del paciente.

Chip de retina implantado

Chip de retina implantado

¿Qué riesgos y problemas presenta el implante del chip de retina? ¿Por qué no son una solución definitiva?

Estos dispositivos se implantan mediante una intervención quirúrgica que presenta muchos riesgos, tanto en la misma intervención, como en el postoperatorio.

Es difícil que un elemento inorgánico se integre adecuadamente en tejidos vivos y establezca una simbiosis que no altere la homeostasis de dichos tejidos. Es posible que el chip, al contacto con la superficie retiniana, genere unas cicatrices en los tejidos que pueden reducir considerablemente la transmisión del estímulo nervioso. Por otro lado, las descargas eléctricas continuas para estimular la retina pueden producir un efecto dañino sobre estos tejidos, provocando incluso el fracaso del dispositivo, ya que el paciente puede dejar de percibir estos flashes de luz.

Se pueden asumir riesgos quirúrgicos importantes siempre que haya un beneficio posterior para el paciente, aunque sea remoto. El problema es que el resultado funcional posterior es prácticamente nulo, por lo que no compensa asumir los riesgos frente a los beneficios que se pueden obtener.

¿Qué líneas de investigación alternativas hay al chip de visión artificial para la retina?

La ceguera se origina por un mal funcionamiento de los tejidos oculares, que son tejidos vivos y formados por células. Cualquier mal funcionamiento o muerte celular en la retina provoca, por lo tanto, una pérdida de visión. Si lo que queremos es restaurar la visión de un paciente, el futuro está en intentar recuperar la función de las células que no trabajan adecuadamente, o en sustituir las células muertas por células vivas nuevas que las sustituyan.

El tratamiento para intentar recuperar la función celular, teniendo en cuenta que está regulada por los genes que contienen las células, es la terapia génica, que consiste en modificar esos genes para que la célula se recupere y trabaje adecuadamente.

Cuando una célula está muerta y la queremos sustituir, tenemos que trasplantar unas células nuevas que puedan sustituir la función de las muertas. Es lo que conocemos como terapia celular.

Una de las terapias celulares que existe es la terapia con células madre que tenemos en nuestro organismo, que tienen la propiedad de poder diferenciarse en distintos tipos de célula, con lo que si podemos llegar a modular el crecimiento de estas células y convertirlas en células retinianas, podrían potencialmente sustituir las células retinianas muertas.

Imagen de células madre

Imagen de células madre

¿Qué esperanzas podemos dar a los pacientes con este tipo de problemas de retina?

Tanto la terapia génica como la terapia celular son dos líneas de investigación que han avanzado muchísimo, no solo en la oftalmología, sino también en otras especialidades. En mi opinión, en un futuro próximo veremos avances importantes que darán respuesta a enfermedades de retina difíciles de tratar. Un ejemplo es una enfermedad retiniana que padecen niños, la amaurosis congénita de Leber. Se han conseguido resultados esperanzadores en que algunos pacientes han conseguido alcanzar una cierta visión. El gran reto es conseguir que el beneficio para el paciente se mantenga a lo largo del tiempo.

 

Publica tu comentario

Tu dirección de e-mail no se publicará

4 Comentarios

margaret

Muchas gracias por su explicación Dr Jürgens, no obstante resulta llamativo el titular de la nota con las informaciones que proporcionan los propios pacientes a los que se les ha implantado el chip de retina ya que estos se refieren a la experiencia de volver a percibir como “un milagro”; está claro que son pacientes con retinosis o maculopatias que ya han tenido experiencias visuales previas y que ahora tienen la dificultad añadida de “reaprender a ver”. Me permito adjuntarle un artículo que hace referencia a todo este tipo de prótesis visuales y me parece interesante que se luche para que estos tratamientos sean incluidos en la sanidad pública como, según tengo entendido, ya ocurre en algunos países europeos.

“Progress in the clinical development and utilization of vision prostheses: an update”. EYE and BRAIN, 11 May 2016
Alice Brandli
Chi D Luu
Robyn H Guymer Lauren N Ayton
Centre for Eye Research Australia, Department of Surgery (Ophthalmology), The University of Melbourne, Royal Victorian Eye and Ear Hospital, Melbourne, VIC, Australia

Saludos,
Margaret

    ICR

    Muchas gracias Dra. Creus por su interés y aportación.

    Ciertamente, las autoridades sanitarias deben estar receptivas a las innovaciones médicas para poder contribuir a una mejor calidad de vida de nuestros pacientes. En Medicina y en general en el ámbito científico los investigadores buscamos siempre una evidencia científica que mejore nuestra praxis médica basada en los estudios científicos (Medicina Basada en la Evidencia). Sabemos que en función del tipo y el diseño de un estudio, sus resultados son más o menos válidos, por lo que debemos de ser muy rigurosos en el diseño, intentar realizar ensayos clínicos randomizados y a doble ciego, y meticulosos en su ejecución. Estos estudios son los que después podemos presentar a las agencias públicas de evaluación para que puedan ser aprobado su comercialización y la cobertura por parte de la sanidad pública. En Catalunya la entidad responsable es la AQuAS.
    La Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries de Catalunya (AQuAS) es una entidad de derecho público adscrita al Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya que actúa al servicio de las políticas públicas y está sometida al ordenamiento jurídico privado.

    La misión de AQuAS es generar conocimiento relevante para contribuir a la mejora de la calidad, la seguridad y la sostenibilidad del sistema de salud de Cataluña.

    Dicha misión se concreta en la siguiente cartera de servicios agrupada en ámbitos de actuación y proyectos:
    Evaluación para evaluar estructuras, procesos y resultados en ámbitos como la eSalud, las tecnologías sanitarias,la calidad de la atención sanitaria, el impacto social de la investigación,la farmacia y medicamentos mediante el PISAM (Programa de Innovación y Apoyo al Ámbito del Medicamento).

    • El Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña que genera información, facilita la rendición de cuentas y mejora la toma de decisiones, mediante la transparencia, la evaluación y el benchmarking.

    Innovación en el ámbito de la salud para promover la innovación en el ámbito de la salud, ser referentes en los procesos de compra pública innovadora y fomentar la participación en proyectos innovadores para dotar al sistema de salud de soluciones más avanzadas y eficientes que las existentes en el mercado.

    Un saludo cordial,

    Dr. Jürgens

Javier

Hola.
Me llamo Javier , hace cinco días tuve un percance con un láser de diodo de depilación 808nm.
Con tan mala suerte que me dio el disparo en el ojo izquierdo y me hizo una quemadura en la mácula la cual me afecta en la visión central
Mi pregunta es : podría tratarme con celulas madre? Que me recomendáis ….
Muchas gracias

    ICR

    Buenos días, Javier:

    Nos pondremos en contacto directamente contigo para comentar tu caso.

    Un saludo,

    ICR

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.