Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Contenido médico revisado por - Última revisión 24/02/2022
Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad que afecta la parte central de la retina, la mácula, y tal como indica su nombre, va progresando a medida que avanza la edad del paciente.

La DMAE genera problemas de visión central y puede llegar a provocar ceguera al que la padece si no se trata de forma precoz.


Tipos de DMAE

Actualmente, clasificamos la DMAE en dos tipos principales:

  • DMAE seca o DMAE atrófica: el tejido de la zona de la mácula se va atrofiando y adelgazando. En algunos casos, la DMAE seca o atrófica puede evolucionar hacia DMAE húmeda o exudativa.
  • DMAE húmeda o exudativa: hay un engrosamiento del tejido de la mácula, debido a fenómenos de inflamación o a la aparición de neovasos, es decir, vasos anómalos o pequeñas varices que crecen por debajo de la retina en la zona de la mácula y dan lugar a sangrados, inflamación, presencia de líquido y a un aumento del grosor de esta zona. En fases avanzadas de la DMAE húmeda, también pueden aparecer zonas de la mácula con el tejido atrofiado.

También hay otros tipos de DMAE, las llamadas “formas raras de DMAE”, que son más atípicas.


Causas

Hay varios factores que pueden influir en la aparición y progresión de la DMAE, como:

  • Falta de hábitos saludables: tabaquismo, dieta poco saludable, rayos ultravioletas o falta de ejercicio físico.
  • Ciertas patologías asociadas: hipertensión arterial, diabetes, triglicéridos elevados o colesterol alto.
  • Factores genéticos: la mayoría de pacientes con DMAE tienen antecedentes familiares, personas en su familia que se quedaron ciegas de mayores o perdieron la visión con los años y, por eso, algunos pacientes ya conocen la enfermedad.

Síntomas

La DMAE es una enfermedad que en sus fases iniciales puede ser asintomática, lo que dificulta su detección. A medida que va avanzando la edad del paciente esta afección se agrava y empiezan a aparecer los síntomas.

Los pacientes con DMAE suelen presentar síntomas que afectan a la visión central como, por ejemplo:

  • Dificultad para leer
  • Visión central borrosa
  • Ver los objetos de tamaño diferente con cada ojo
  • Alteración de colores
  • Líneas rectas deformadas

Cuando un paciente empieza a notar pérdida de visión o si no tiene síntomas pero es mayor de 50 años, puede realizar un sencillo test de visión en su casa para detectar a tiempo cambios o empeoramiento de la visión central. Este test consiste en taparse primero un ojo y luego el otro y mirar líneas rectas. Si estas aparecen deformadas es una señal de que se debe acudir a un especialista.


Diagnóstico

Para diagnosticar la DMAE, se pueden realizar las siguientes pruebas o estudios:

  • Exploración oftalmológica completa: con medición de la agudeza visual de lejos y de cerca, test de Amsler, campimetría o campo visual (que analiza el grado de afectación de la visión central) y sobre todo la exploración del fondo del ojo.
  • OCT (tomografía de coherencia óptica)
  • Retinografía en color y autofluorescente
  • Pruebas con contraste, como la angiografía con fluoresceína o verde de indocianina.
  • En casos concretos, se pueden solicitar pruebas de visión de contraste, visión de colores, electrofisiología, microperimetría, etc.

Tratamiento

Hoy en día la DMAE no tiene cura, aunque los tratamientos existentes pueden frenar y ralentizar su evolución. El tratamiento a seguir puede variar en función del tipo de DMAE.

  • Tratamiento para la DMAE húmeda: La DMAE húmeda suele ser más agresiva y evolucionar de forma más rápida. El tratamiento habitual para este tipo de DMAE suele ser mediante fármacos que bloquean el factor de crecimiento endotelial anti-VEGF, que se administran a través de inyecciones intravítreas. Este tratamiento a base de inyecciones deberá seguirse periódicamente para estabilizar el avance de esta patología. Además, es importante realizar revisiones continuadas para controlar la evolución y posibles brotes de la DMAE.
  • Tratamiento para la DMAE seca: Hoy por hoy, no existe ningún tratamiento para la DMAE seca. Habitualmente, se recetan suplementos nutricionales en las fases iniciales, ya que numerosos estudios demuestran que pueden ralentizar la evolución de la enfermedad.

La DMAE es la primera causa de ceguera en pacientes de edad avanzada en países desarrollados y, por lo tanto, se están desarrollando múltiples estudios de investigación para detectarla precozmente y poder curarla. Esto puede suponer que en pocos años dispongamos de tratamientos mejores y más eficaces.


Consejos para prevenir la DMAE

El principal factor de riesgo de esta enfermedad es la edad, ya que afecta mayormente a personas de más de 50 años. Contra este factor, poco se puede hacer. No obstante, se ha investigado acerca de otros factores asociados que sí podrían ayudar a retrasar y frenar su aparición y evolución.

Se recomienda pues que se sigan hábitos de vida saludables, como:

  • Dieta mediterránea
  • Dejar de fumar
  • Analítica completa anual para controlar la aparición / evolución de enfermedades asociadas (diabetes, colesterol, etc.)
  • Controlar la tensión arterial
  • Controles oftalmológicos periódicos
  • Ejercicio físico
  • Protección frente a los rayos ultravioletas

Un estilo de vida sano y equilibrado nos ayudará a evitar el riesgo de padecer esta patología ocular a medida que nos hagamos mayores.


Preguntas frecuentes

¿A qué edad aparece la DMAE? ¿Puede manifestarse en personas jóvenes?

La degeneración macular asociada a la edad suele aparecer en personas de edad avanzada, es decir, a partir de los 50-60 años, y su incidencia aumenta con el paso del tiempo. Si bien esta enfermedad no afecta a personas jóvenes, sí que existen formas de distrofia macular juvenil, de origen genético, que pueden manifestarse de una forma similar, así como otras patologías que pueden afectar a la mácula, como la retinosquisis juvenil, la enfermedad de Stargardt o la distrofia macular viteliforme de Best.

¿Como se cura la DMAE?

A día de hoy no existe ningún tratamiento que consiga revertir totalmente los efectos de la DMAE. Aun así, en el caso de la DMAE húmeda o exsudativa, existen tratamientos que pueden reducir la velocidad en la pérdida de visión, como pueden ser las inyecciones intravítreas y la terapia fotodinámica.

¿En qué consisten las inyecciones intravítreas?

El tratamiento mediante inyecciones intravítreas es eficaz en los casos de degeneración macular exsudativa y consiste en la administración de medicamentos dentro del ojo. Los fármacos más utilizados en estos casos son las inyecciones con Eylea®, Avastin® y Lucentis®. El procedimiento se realiza preferentemente al quirófano, para reducir al máximo el riesgo de infección, se utiliza anestesia tópica y en el postoperatorio no suelen experimentarse molestias ni dolor. Este tratamiento no se aplica en casos de DMAE seca o atrófica.

¿Por qué se inyectan en el ojo?

Las inyecciones intravítreas se realizan en la cavidad vítrea, situada en la parte posterior del ojo. Se hacen de este modo porque, si se hiciera de forma oral o por vena, los efectos de estos fármacos no llegarían en el interior del ojo con la intensidad adecuada. Además, en algunos casos, para lograr los niveles necesarios, las dosis que se tendrían que tomar por vía oral serían más altas y podrían provocar más efectos adversos.

¿La degeneración macular se puede operar?

El tratamiento más habitual para la DMAE es médico y solo en algunos casos excepcionales, en que no se obtiene una respuesta favorable al procedimiento habitual, se puede plantear una cirugía.

¿Cuáles son los últimos avances en el tratamiento de la DMAE?

La DMAE se caracteriza por la incapacidad del ojo para fabricar células nuevas que sustituyan el tejido dañado de la mácula. Por ello, los últimos avances en medicina regenerativa se han basado en sustituir las células de la retina destruidas por células madre, que posteriormente se transforman en células del epitelio pigmentario retinal. Se trata de estudios aún en fase experimental, pero prometedores.

¿Las gafas o lentes de contacto pueden mejorar la visión en la DMAE?

Si bien se trata de una patología irreversible, unas gafas o lentes especiales de aumento permiten a los pacientes leer a una velocidad estándar a la vez que aprenden a ignorar el punto ciego provocado por la patología. A día de hoy también se está estudiando la posibilidad de utilizar gafas con filtro de luz azul. Aun así, esta última opción todavía tiene que demostrar una evidencia científica clara.

¿El uso de las pantallas y dispositivos móbiles puede provocar degeneración macular?

Actualmente, no existen estudios concluyentes que relacionen de forma directa el uso de pantallas electrónicas y dispositivos móviles con la aparición de la DMAE.

¿Se puede prevenir la DMAE a través de la alimentación?

La nutrición, el estilo de vida y el entorno tienen una gran importancia en la salud ocular. Una dieta saludable parece que retrasa en un 25% la aparición de la DMAE, tanto en la forma atrófica como en la forma exsudativa. También es esencial consumir grasas insaturadas, como las que nos proporcionan alimentos como el aguacate o las espinacas.

¿Un paciente con DMAE se puede operar de cataratas?

En muchos casos probablemente sí, pero se tienen que tener en cuenta ciertos factores que tiene que valorar el especialista, como cuál de las dos patologías está provocando la pérdida de visión del paciente o si existen otras posibilidades antes que la cirugía, como un cambio de graduación o unas gafas de aumento.

En el caso de una DMAE atrófica no existen actualmente evidencias de que someterse en una cirugía de cataratas empeore el estado de esta condición y en una DMAE exsudativa, que es mucho menos frecuente, se han realizado estudios sobre el tema pero no han estado concluyentes.

En cuanto a aquellas personas que tienen un riesgo de incidencia elevado de sufrir DMAE pero que todavía no manifiestan esta patología podemos afirmar que actualmente no existen evidencias de que someterse en la cirugía de cataratas aumente el riesgo de desarrollarla.

¿En qué consiste una angiografía? ¿Y una tomografía de coherencia óptica?

La angiografía fluoresceínica es una prueba oftalmológica a partir de la cual el especialista puede estudiar la circulación sanguínea del ojo para diagnosticar enfermedades retinales. La prueba tiene una duración de 10 minutos y se obtienen imágenes de la retina gracias a un contraste que se inyecta en una vena, normalmente en el brazo.

La tomografía de coherencia óptica u OCT es una prueba dónde, a partir de un haz de luz, conseguimos obtener la imagen de la sección del ojo que queremos estudiar, ya sean secciones de la retina, del nervio óptico o del segmento anterior del ojo, con el máximo detalle posible. Actualmente, esta tecnología también permite obtener imágenes de la circulación retiniana sin necesidad de contraste, la denominada angiografia por coherencia óptica.

Artículos relacionados

Inyecciones intravítreas

Las inyecciones intravítreas consisten en la administración de medicamentos en el ojo para tratar enfermedades oculares y proteger la visión. Mediante una inyección, el medicamento adecuado se introduce en la cavidad vítrea, un espacio situado en la parte posterior del ojo, detrás del cristalino.

Agujero macular

Síntomas y signos característicos El agujero macular se caracteriza por pérdida de la visión central y distorsión en las imágenes en uno de los ojos. La distorsión se manifiesta como ondulación de las líneas rectas y los números o letras pueden saltar de línea. Otros síntomas que manifiestan los pacientes son una mancha gris central […]

OCT – Tomografía de coherencia óptica

¿Qué es la OCT y en qué consiste? La OCT o tomografía de coherencia óptica es una prueba que emplea un haz de luz para realizar una tomografía de las estructuras oculares. Una tomografía es la imagen de una sección, un “corte”. En este sentido, la imagen de la OCT es comparable con la imagen […]

Angiografía fluoresceínica o con verde indocianina

¿Qué es la angiografía? La angiografía es una prueba diagnóstica con la que mediante la administración de un contraste por vena, se obtienen imágenes y se realiza un estudio de la circulación sanguínea del ojo que permite diagnosticar distintas enfermedades retinales. ¿Qué tipos de contraste hay? Hay dos tipos de contrastes, con diferentes propiedades y […]

5 consejos para prevenir la degeneración macular

Las personas mayores corren un riesgo más elevado de sufrir degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera en los países desarrollados. Esta enfermedad afecta a la visión central y limita la capacidad lectora y de escritura, además de provocar problemas para reconocer caras. Sin embargo hay una serie […]

Mayores de 60

¿Por qué es importante realizarse una revisión ocular anual? A partir de los 60, es necesario someterse a una revisión oftalmológica anual para detectar enfermedades oculares relacionadas con la edad, como: Glaucoma Es una enfermedad relacionada con el aumento de presión en el ojo que provoca daños en el nervio óptico. Suele ser asintomática, es […]

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros oftalmólogos especialistas en Retina y Vitreo.

Visítanos

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Cerignola

C/ Cerignola, 14
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 21 horas
Sábados de 9 a 14 horas

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Cerignola

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 8:30 h a 14 h y de 15 h a 20 h.*

Cómo llegar Más información

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Lunes y jueves de 15 h a 20 h y lunes mañana de 8 h a 14 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información