Desprendimiento de retina

Contenido médico revisado por - Última revisión 08/10/2018
Desprendimiento de retina

¿Qué es?

La retina es una lámina posterior del ojo sensible a la luz. Un desprendimiento de retina es la separación de esta lámina de la pared ocular a la que normalmente está pegada.

 


¿Cuáles son sus síntomas?

Algunos de los síntomas de desprendimiento de retina pueden ser:

Los síntomas dependerán del grado de evolución del desprendimiento de retina.

La mayoría de las veces, los cuerpos flotantes negros o manchitas y destellos luminosos no indican ningún problema grave, y son relativamente frecuentes en personas de edad mediana y avanzada.

Sin embargo, es necesario que el paciente acuda a urgencias para que el oftalmólogo realice una exploración ocular con el objetivo de comprobar si existen desgarros en la retina.

Es conveniente realizar esta exploración tan pronto como sea posible, ya que los desgarros retinianos recientes pueden tratarse de manera precoz con láser antes de que puedan provocar un desprendimiento de retina.

Algunos desprendimientos de retina pueden aparecer sin apreciarse cuerpos flotantes o destellos luminosos. En este caso, los pacientes pueden notar una visión ondulante o acuosa, o bien una sombra oscura en alguna zona de su visión.

El desarrollo posterior de un desprendimiento de retina dará lugar a una visión central borrosa y a una pérdida significativa de la visión.

Algunos desprendimientos de retina poco frecuentes pueden desarrollarse rápidamente. Si es así, el paciente experimentará una pérdida total de visión en un ojo.

Una pérdida rápida de visión puede deberse también a un sangrado en la cavidad vítrea, que puede ocurrir de forma concomitante si el desgarro rompe algún vaso de la retina.


¿Qué personas corren más riesgo de sufrirlo?

Se trata de un problema ocular grave que ocurre más frecuentemente en:

  • personas de mediana y avanzada edad
  • personas miopes
  • familiares de pacientes que han sufrido un desprendimiento de retina
  • como consecuencia de una contusión en el ojo
  • en raras ocasiones se presenta como una enfermedad hereditaria y puede aparecer incluso en niños.

El desprendimiento de retina afecta anualmente y de manera aproximada a una de cada 10.000 personas.


Causas

La mayoría de desprendimientos de retina están causados por la presencia de uno o varios desgarros o agujeros retinianos, que a su vez pueden deberse a:

  • envejecimiento normal del ojo
  • crecimiento anormal del ojo (algunas veces debido a la miopía)
  • inflamación
  • traumatismos

El envejecimiento normal puede producir un adelgazamiento y deterioro retiniano.

Pero, con mayor frecuencia, la causa del deterioro y de los desgarros retinianos es la retracción del cuerpo vítreo, el líquido gelatinoso que rellena el interior del ojo.

El vítreo está adherido en la retina por varios lugares de la pared posterior del ojo. Si el vítreo se retrae, puede arrastrar un fragmento de la retina junto a él, y provocar un desgarro o agujero en la misma.

Aunque dicho colapso del vítreo acontece con la edad y no causa daño alguno en la retina, también pueden originar una contracción vítrea el crecimiento anormal del ojo (algunas veces debido a la miopía), la inflamación o un traumatismo.

Una vez aparece un desgarro retiniano, el líquido acuoso del espacio vítreo puede pasar a través del agujero retiniano y fluir entre la retina y la pared posterior del ojo. Entonces, la retina va separándose de la pared posterior del ojo y se va desprendiendo. La porción de retina que está desprendida no funcionará adecuadamente y aparecerá una borrosidad o una mancha negra en la visión.


¿Por qué hay que diagnosticarlo cuanto antes?

Si el desprendimiento no se trata, se pierde la visión de manera irrecuperable, puesto que se produce progresivamente atrofia de la retina e inflamación ocular crónica. Con el tiempo y en ciertos casos, se puede producir incluso una atrofia de todo el ojo.


¿Cómo es el tratamiento?

Una vez desprendida la retina, el tratamiento es siempre quirúrgico.

Los objetivos del tratamiento son cerrar mediante láser o crioterapia el desgarro o rotura que ha derivado en el desprendimiento de retina y colocar la retina en su sitio.

Esto puede realizarse empujando desde fuera de la pared del globo ocular hacia ella, mediante la colocación de cinturones o trozos de silicona, o realizando una vitrectomía e introduciendo después gas o aceite de silicona dentro de la cavidad vítrea.

La intervención se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia local y sedación.

Publica tu comentario

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (REGLAMENTO (UE) 2016/679 pone en su conocimiento la siguiente información sobre el tratamiento de datos personales.

Responsables: Institut Català de la Retina, S.L., Institut Català de Cirurgia refractiva, S.L. (en adelante ICR)

Contacto Delegado de Protección de Datos: C/Pau Alcover nº 67 08017 Barcelona – rgpd@icrcat.com

Finalidad: La finalidad de del tratamiento es gestionar la información que nos facilita y en caso de disponer de su consentimiento, publicar el testimonio en nuestra web

Legitimación: La base legal para el presente tratamiento es la solicitud realizada por usted y su consentimiento.

Destinatarios: Los destinatarios de la información son los departamentos y delegaciones en los que se organiza ICR, en parte o en su totalidad. No se comunicarán a terceros.

Derechos: En cualquier momento, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante escrito dirigido al Delegado de Protección de Datos DPD en la dirección establecida facilitado en contacto. También puede revocar los consentimientos a otros tratamientos. También puede solicitar más información al DPD sobre los tratamientos realizados.
En el caso que considere que se han vulnerado sus derechos usted puede presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos competente.

A todos los efectos, el usuario acepta que la opinión expresada será exclusivamente responsabilidad suya. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad los daños o perjuicios que se puedan derivar de ella.
ICR no se hará responsable de la exactitud, calidad, fiabilidad, corrección, moralidad y legalidad de los datos, informaciones u opiniones publicadas por los usuarios.
ICR se reserva el derecho de no publicar todas las opiniones de los usuarios.
El nombre de usuario es responsabilidad del usuario. ICR no se hará responsable de la utilización ilegal o con fines ilícitos que otros usuarios puedan hacer de dicho nombre de usuario.

Conservación: Los datos recogidos serán conservados durante el tiempo necesario para la gestión solicitada.

171 comentarios

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.