Inyecciones intravítreas

Contenido médico revisado por - Última revisión 02/05/2017
Inyecciones intravítreas

¿Qué son las inyecciones intravítreas?

Las inyecciones intravítreas consisten en la administración de medicamentos en el ojo. Mediante una inyección, el medicamento adecuado se introduce en la cavidad vítrea, un espacio situado en la parte posterior del ojo, detrás del cristalino (como se ve en la figura).


¿Para qué sirven? ¿Qué enfermedades tratan?

La inyección de dichos medicamentos directamente a la cavidad vítrea puede tratar ciertas enfermedades oculares y proteger la visión.

Algunas de las enfermedades que con mayor frecuencia requieren inyecciones intravítreas son:

  • La DMAE (degeneración macular asociada a la edad), una enfermedad degenerativa que afecta a la zona central de la retina (mácula) y provoca pérdida de visión central.
  • Membrana neovascular coroidea secundaria a varias enfermedades retinianas (por ejemplo, a la miopía alta, a la coroidopatía serosa central, etc.)
  • Edema macular (engrosamiento de la mácula) independiente de su causa (los más frecuentes son los siguientes):
    • Edema macular diabético
    • Edema macular secundario a oclusiones vasculares
    • Edema macular cistoide
  • Infecciones del interior del ojo (endoftalmitis)
  • Inflamaciones en el interior del ojo (uveítis)

¿Por qué son necesarias?

Las inyecciones intravítreas son necesarias debido a que los efectos de la administración oral o por vena de dichos fármacos no alcanzarían el interior del ojo con la intensidad adecuada, además de que, en algunos casos, para alcanzar los niveles necesarios, las dosis que deberían tomarse por vía oral serían demasiado altas y podrían resultar dañinas.


¿Qué tipo de fármacos se inyectan?

Pueden inyectarse antibióticos para el tratamiento de la endoftalmitis, fármacos antiVEGF (Aflibercept(EyleaR), bevacizumab (AvastinR), ranibizumab (LucentisR)) para la DMAE húmeda, la retinopatía diabética o las oclusiones vasculares en la retina, o corticoides contra inflamaciones intraoculares como es el caso de la uveítis o contra los edemas maculares.


¿De qué manera se realiza la inyección?

Se lleva a cabo en quirófano y se utiliza anestesia tópica. Antes de proceder, se desinfecta el ojo y los párpados, en condiciones de asepsia. Es un procedimiento habitualmente rápido, no es doloroso y produce escasas molestias en el postoperatorio.


Efectos del procedimiento

Tras la inyección, se puede experimentar sensación del cuerpo extraño, presión en el ojo o molestias leves e inespecíficas, aunque no suele haber dolor. También puede darse una pequeña hemorragia subconjuntival o pueden aparecer moscas volantes. Ambos efectos desaparecen con el tiempo.

Es importante evitar tocarse los ojos y nadar durante varios días.

En caso de dolor o malestar, enrojecimiento o sensibilidad a la luz o disminución de la visión es necesario consultar con el oftalmólogo de forma urgente.


Riesgos de la inyección

Aunque el riesgo de complicaciones es extremadamente bajo, la complicación más temida es la infección (endoftalmitis). Sin embargo, la buena preparación en quirófano y las condiciones de asepsia hacen que su incidencia sea muy baja. Otras complicaciones pueden darse con incidencias muy bajas y no son graves.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.