Distrofia macular juvenil

Contenido médico revisado por - Última revisión 06/06/2019
Distrofia macular juvenil

Las distrofias maculares son enfermedades retinianas de origen genético que causan una degeneración precoz de la mácula. Puede presentarse en la edad adulta, en jóvenes o incluso en niños, todo depende de la gravedad del daño que provoque esa anomalía genética.

La macula se deteriora y colapsa afectando la visión y causando una pérdida de visión que puede ser importante y llegar hasta la ceguera legal.

Se trata de una enfermedad hereditaria y, por lo tanto, diferente a la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), que se produce por el envejecimiento del cuerpo.

Este trastorno se puede manifestar en varias formas como son la enfermedad de Stargardt, la distrofia macular viteliforme de Best y la retinosquisis juvenil.


¿Qué es la distrofia macular juvenil?

Esta enfermedad consiste en el deterioro de la mácula del ojo. La mácula es la parte de la retina responsable de la visión central y nos permite ver detalles finos y pequeños de manera clara y nítida.

La mácula es mucho más sensible a los detalles que el resto de la retina (retina periférica, permite una visión lateral) y, por lo tanto, si se ve afectada la calidad de visión se reduce.

Cuando la mácula se ve afectada, se pierde la visión central y provoca visión desenfocada y falta de nitidez.


¿Quién puede desarrollar este trastorno?

Al tratarse de una enfermedad hereditaria, se trasmite de padres a hijos.

  • En el caso de la enfermedad de Stargardt, al ser recesiva, sólo se hereda si los dos padres están afectados por el gen.
  • Por el contrario, en el caso de la distrofia macular viteliforme de Best, se puede padecer aunque sólo uno de los padres sea afecto.
  • La retinosquisis juvenil es una enfermedad ligada al cromosoma X y, por lo tanto, afecta a los varones, pero se transmite de madre a hijo.

Síntomas

Algunos de los síntomas de la distrofia macular pueden ser:

  • Problemas en la visión central que dificultan la realización de actividades como dificultad para leer letra pequeña o señales de tráfico o enhebrar una aguja.
  • Visión borrosa, distorsionada y con zonas oscuras.
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz)
  • Visualización de manchas negras y grises.
  • Aparición de manchas amarillas alrededor de la mácula.
  • Afectación de la percepción del color.

Los síntomas aparecen durante la infancia y/o adolescencia y pueden afectar a cada ojo de manera distinta y, la visión lateral no se ve en principio afectada.

En algunos casos los pacientes pueden mantener una visión útil durante décadas (distrofia macular viteliforme de Best) y, en otros casos, se puede llegar a perder la visión hasta la ceguera legal (enfermedad de Stargardt).


¿Cómo se diagnostica?

Normalmente, en la enfermedad de Stargardt se visualizan pequeñas manchas amarillas en la mácula que pueden extenderse hacia fuera en forma de anillo.

En cambio, los pacientes que padecen la distrofia macular viteliforme de Best presentan bajo la mácula, un quiste amarillento de aspecto como una yema de un huevo que, con el tiempo, se desestructura y da un aspecto en huevo revuelto.

Los pacientes con retinosquisis juvenil presentan una retina que se separa en dos capas, con espacios entre las capas que pueden llenarse de quistes y de vasos sanguíneos, que a su vez pueden romperse y provocar hemorragias. Este desgarro de las capas de la retina puede llegar a provocar un desprendimiento de retina.

Para hacer el diagnóstico se realizan una serie de pruebas:

  • Prueba de dilatación ocular para observar la retina y poder confirmar que existen las señales específicas relacionadas con este trastorno.
  • Angiografía con fluoresceína para confirmar el diagnóstico y, así mismo, recomendar una ERG (electrorretinografía) para medir la actividad eléctrica de la retina.
  • Pruebas más recientes como la tomografía de coherencia óptica (OCT) y la retinografía autofluorescente aportan información complementaria de gran importancia, especialmente para objetivar la progresión de la enfermedad.

Tratamiento

A día de hoy, no existe ningún tratamiento para evitar o detener este trastorno.

Es importante el uso de gafas de sol con protección ultravioleta, se recomienda evitar los suplementos con vitamina A y, se aconseja la realización de ejercicios de movilidad para que los pacientes se adapten a la pérdida de visión.

 

Oftalmólogos especialistas en Oftalmología pediátrica,Retina y Vitreo

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros especialistas.

Vísitanos

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 20 horas
Sábados de 9 a 14 horas
Urgencias 24h, 365 días

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 20:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 9 h a 14 h y de 15 h a 20 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15h a 20h y viernes mañana de 10h a 14h.

Cómo llegar Más información

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.