Queratitis herpética

Contenido médico revisado por - Última revisión 06/09/2019
Queratitis herpética

Foto de Community Eye Health en Flickr

¿Qué es la queratitis herpética?

La queratitis herpética es una infección viral provocada por el virus Herpes. Este puede ser de dos tipos: el simple, que es el mas común y sobre el que hablaremos a continuación, y el zóster, el cual va normalmente con sintomatología cutánea asociada con vesículas y posteriormente costras en la cara y el cuero cabelludo.

El virus herpes simple puede ser de dos tipos:

  • Tipo I. Es el más común y afecta principalmente la cara.
  • Tipo II. Se transmite sexualmente e infecta los genitales.

Aunque los dos tipos de herpes se pueden extender hacia los ojos y ocasionar infección, el tipo I es el que con más frecuencia provoca una infección ocular.

Tipos de queratitis herpética

Hay varios tipos de queratitis herpética:

  • Queratitis herpética epitelial. Solo afecta la capa superior de la córnea (epitelio) y provoca pequeñas heridas ramificadas en forma dendrítica y lineal.
  • Queratitis estromal inmune. Reacción inflamatoria de las capas más profundas de la córnea.  Puede aparecer al cabo de un tiempo de un episodio de infección herpética activa. En este caso no hay riesgo de transmisión de la enfermedad ya que no hay virus, sino una reacción de los anticuerpos frente a los antígenos del virus.
  • Queratitis estromal necrotizante. Es el tipo más grave. El virus destruye el tejido corneal y causa una reacción inflamatoria. En este caso sí que se encuentran virus herpéticos activos. Es la que con más frecuencia y gravedad deja una cicatriz más densa y con mayor secuela visual.

¿Qué síntomas presenta?  

Los síntomas de la queratitis herpética serán diferentes según el tipo de queratitis que padezca el paciente. Los síntomas habituales que pueden asociarse a la queratitis herpética suelen ser:  

  • Dolor
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Sensibilidad aumentada a la luz con deslumbramientos (fotofobia)
  • Sarpullido o inflamación de los párpados
  • Enrojecimiento
  • Visión borrosa
  • Lagrimeo
  • Disminución importante de la agudeza visual

¿Cómo se detecta?

La queratitis herpética se diagnostica por medio de un examen con lámpara de hendidura. En caso de sospecha clínica, existe la posibilidad de realizar un estudio llamado PCR (reacción en cadena de la polimerasa), que detecta con mucha precisión la presencia de virus.

A veces se puede confundir con sequedad ocular, que también puede provocar heridas epiteliales en forma de dendrita, o con otros tipos de infección, como la causada por el patógeno acanthamoeba.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la queratitis herpética dependerá de la gravedad del cuadro. En general, las infecciones leves suelen tratarse con pomadas oftálmicas antivirales. En casos graves también pueden usarse pomadas o geles antivirales de administración tópica combinados con medicamentos orales antivirales. Según el grado de inflamación se añaden antiinflamatorios para enlentecer o parar la progresión del daño corneal y minimizar la secuela final, que es una cicatriz corneal.

En casos de reincidencia frecuente se pautan antivirales orales con dosis preventivas durante meses, aunque en estos casos hay que controlar la función hepática, ya que esta podría dañarse. En casos graves, con cicatrices corneales que provocan una importante disminución de la agudeza visual y enfermedad sin actividad como mínimo 2 o 3 años, es posible recurrir a un trasplante de córnea. A pesar del trasplante, el virus que está latente en el ganglio neuronal puede activarse en la nueva córnea trasplantada, por lo que durante el primero año se deberá administrar un antivirus por vía oral de forma preventiva. No obstante, esto no descarta que pasado este año el virus aún pueda afectar la córnea trasplantada.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se contagia?

El contagio de la queratitis herpética suele producirse a través del contacto directo entre una lesión herpética activa en cualquier otra parte del cuerpo y el ojo. Para prevenirla es necesario ser muy riguroso con la higiene de las lentes de contacto para, en caso de padecer una queratitis herpética en un ojo, no contagiarla al otro.

Otras medidas para la prevención de la queratitis herpética y su recurrencia son:

  • No tocarse los ojos si se tiene un herpes labial o un brote en otra zona del cuerpo.
  • No usar lentillas si se tiene un herpes ocular activo.
  • No usar gotas oftálmicas con esteroides en caso de infección herpética activa, ya que podría favorecer la replicación del virus y, en caso de una infección previa por herpes, podría favorecer un nuevo brote infeccioso.

¿Qué complicaciones puede llegar a tener?

Las posibles complicaciones de la queratitis son:

  • Inflamación y lesión corneal que puede acabar con una cicatriz en la córnea
  • Úlceras abiertas con riesgo de sobreinfección por bacterias
  • Infecciones virales crónicas o recurrentes de la córnea
  • Inflamación crónica de la córnea
  • Disminución temporal (por la inflamación durante la infección activa) o permanente (por la cicatriz residual) de la visión.

¿Cuánto tarda en curarse?

La duración de la queratitis herpética dependerá del tamaño, la profundidad y la causa que la ha provocado. Para la cura de la queratitis herpética suelen utilizarse pomadas oftálmicas o medicamentos orales antivirales, que recetará el oftalmólogo.

A pesar de esto el periodo contagioso de la infección dura entre 7 y 10 días. Pasado este periodo persiste el daño tisular y la inflamación, hasta que empieza la regeneración tisular. Esta puede ser total y sin secuelas en casos de infección epitelial superficial o, con secuelas por la cicatriz residual en casos de afectación estromal.

¿Las personas que utilizan lentes de contacto tienen más posibilidades de desarrollar este tipo de enfermedad?

Sí, las personas que usan lentillas tienen 6 veces más riesgo de desarrollar una queratitis herpética, sobre todo si las utilizan muchas horas al día o durante la noche, ya que esto provoca pequeñas heridas epiteliales a través de las cuales el virus del herpes puede penetrar. Es por ello que es muy importante mantener una buena higiene de manos (sobre todo en caso de padecer una infección herpética activa en otra parte del cuerpo), utilizar de forma correcta las soluciones de limpieza y conservación, no abusar de las lentillas, no bañarse con ellas y quitárselas cuando se noten molestias.

¿Puede reactivarse la infección?

Aunque se tomen precauciones es muy habitual que la queratitis herpética se reactive debido a estos factores:

  • El estrés
  • La radiación ultravioleta
  • Los traumas o contusiones en el cuerpo
  • El uso de ciertos medicamentos
  • La menstruación
  • La instilación de algunos colirios oculares

Los pacientes inmunodeprimidos o con atopia son más propensos a la queratitis herpética recurrente o resistente. La recurrencia aparece porque la infección por el virus del herpes afecta a la mayoría de la población (la primera infección puede aparecer en la primera infancia incluso solo en forma de resfriado). Después de la primera infección, esta no cura nunca, sino que nuestro sistema inmunitario la mantiene a raya y bloquea el virus en los ganglios linfáticos del cuerpo. En las situaciones previamente comentadas, al aparecer una cierta inmunosupresión, el virus aprovecha la oportunidad para salir de los ganglios y afectar alguna parte del cuerpo, mayoritariamente el labio.

¿Es común la queratitis herpética en niños?

La primoinfección herpética habitualmente se da en niños pequeños, pero en forma de resfriado y de manera leve y no necesita tratamiento. Sin embargo, la queratitis herpética sí que da sintomatología igual que en un adulto, donde también la afectación más habitual es la epitelial leve. A pesar de esto, los padres deberán estar muy atentos y hacer un seguimiento por si se vuelve a producir.

Oftalmólogos especialistas en Córnea

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros especialistas.

Vísitanos

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 20 horas
Sábados de 9 a 14 horas
Urgencias 24h, 365 días

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 20:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 9 h a 14 h y de 15 h a 20 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15h a 20h y viernes mañana de 10h a 14h.

Cómo llegar Más información

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.