Úlcera corneal

Contenido médico revisado por - Última revisión 16/10/2017
Úlcera corneal

¿Qué es una úlcera corneal?

Una úlcera corneal es una herida abierta en la córnea, la estructura que cubre el iris y la pupila de manera similar a cómo los cristales cubren la esfera de un reloj. Las úlceras corneales suelen estar provocadas por infecciones oculares, aunque una extrema sequedad ocular u otros trastornos oculares también pueden producirla. Cuando ya hay pérdida de tejido, se define como una lesión corneal.


¿Qué síntomas provoca?

Los síntomas de una úlcera corneal incluyen:

  • Enrojecimiento
  • Dolor intenso y molestias oculares
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Lagrimeo
  • Pus u otras secreciones
  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Hinchazón de los párpados
  • Mancha blanca en la córnea que puede ser visible o no al mirarse en el espejo

Es necesario que acuda al oftalmólogo de manera inmediata si cree que puede tener una úlcera corneal o si experimenta cualquier síntoma ocular que le preocupe. Las úlceras corneales pueden dañar de manera severa y permanente la visión y, si no se tratan, provocar incluso la ceguera.


Factores de riesgo

Las personas que corren un mayor riesgo de sufrir úlceras corneales son aquellas que:

  • llevan lentes de contacto;
  • han sufrido úlceras bucales, varicela o herpes;
  • han utilizado gotas oculares esteroideas;
  • sufren de sequedad ocular;
  • sufren trastornos en los párpados que impiden su correcto funcionamiento; o
  • han sufrido quemaduras o heridas en la córnea.

Si lleva lentes de contacto, manipúlelas y almacénelas con cuidado, y recuerde limpiarlas correctamente para reducir el riesgo de úlceras corneales.


¿Cómo se trata una úlcera corneal?

Los tratamientos de elección suelen ser las gotas antibióticas, antifúngicas o antivirales. En algunos casos, el oftalmólogo puede prescribir comprimidos antifúngicos. En otros, la aplicación de una inyección de medicamentos en la zona ocular puede ser necesaria.

También se pueden prescribir gotas antiinflamatorias una vez la infección haya mejorado o desaparecido para ayudar a disminuir la hinchazón y prevenir la cicatrización. Para reducir el dolor, el oftalmólogo puede recetar medicación por vía oral.

En caso de que los síntomas cambien o empeoren durante el tratamiento, acuda inmediatamente a su oftalmólogo.

Cuando la infección desaparece y la úlcera se ha curado tras el tratamiento con medicación, a veces queda una cicatriz importante. Otras veces, es posible que una úlcera no pueda tratarse con medicación. En dichos casos, es necesaria una intervención quirúrgica conocida como trasplante de córnea para mejorar la visión. En un trasplante de córnea, se sustituye la córnea dañada por una córnea sana de un donante.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.