Y tras la cirugía refractiva, ¿qué? Cómo adaptarse a la nueva visión

Y tras la cirugía refractiva, ¿qué? Cómo adaptarse a la nueva visión

La cirugía refractiva es un procedimiento quirúrgico cuyo único objetivo es eliminar la dependencia de las gafas y proporcionar una calidad visual mejorada al paciente.
Una vez el paciente se ha sometido a la intervención, sus condiciones oculares experimentan un cambio al que debe adaptarse. Para ello, se pueden seguir una serie de consejos que harán más fácil dicha adaptación.

¿Qué debo hacer el día después de la operación?
Después de la operación debe procurar no forzar la vista ni realizar actividades que requieran hacerlo, como puede ser utilizar pantallas de ordenador, leer cualquier tipo de soporte o mirar la pantalla del móvil. A pesar de que los ojos son el órgano visual de nuestro cuerpo y son los que experimentan el cambio, el elemento receptor de la información obtenida por la visión es el cerebro. El proceso de cambio en la visión requiere un periodo de adaptación. Para que dicha adaptación sea más rápida y fácil, recomendamos descansar durante el día posterior a la operación, hasta la visita posoperatoria programada.

¿Y después de la visita?
Después de la visita posoperatoria y, en caso de que el oftalmólogo lo estime adecuado, podrá retomar su actividad normal y realizar todo tipo de tareas, siempre que siga las restricciones que pueda determinar el cirujano.

¿A partir de entonces ya veré bien?
Durante las primeras semanas, el paciente puede experimentar variaciones o oscilaciones en la visión. Durante este periodo, será necesario adaptar la realización de tareas a estas posibles variaciones y evitar realizar esfuerzos visuales cuando se experimenten momentos de visión menos nítida.  Su cirujano le indicará qué tareas son aconsejables y cuáles no.

¿Puedo sufrir sequedad ocular tras la cirugía?
En un porcentaje considerable de pacientes, la cirugía refractiva puede provocar sequedad ocular, ya que puede reducir la sensibilidad de los nervios corneales. Suele ser temporal y leve en la mayoría de los casos, pero algunas personas la continúan sufriendo durante meses o incluso años. Para reducir sus efectos, muchos cirujanos recomiendan administrar gotas lubricantes que ayuden a mejorar el estado de la córnea.

Publica tu comentario

Tu dirección de e-mail no se publicará

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.