Fotocoagulación con láser

Contenido médico revisado por - Última revisión 15/05/2017
Fotocoagulación con láser

¿Qué es la fotocoagulación con láser?

La fotocoagulación es una técnica utilizada en oftalmología, con la que se genera una cicatriz en la retina mediante quemadura terapéutica, para lo cual se aplica un haz de luz (láser) sobre la misma. La cicatriz resultante permite detener el desarrollo de ciertas enfermedades retinianas.


¿Para qué enfermedades es efectiva? ¿Qué consigue?

La fotocoagulación permite estimular la cicatrización y así aumentar la adherencia de la retina a la pared ocular (por ejemplo, en los desgarros de la retina y en el desprendimiento de retina), controlar zonas isquémicas en la retina en las que hay una falta de oxígeno, eliminar zonas exudativas (con depósitos y líquidos anormales) y controlar zonas proliferativas o tumorales.

Las enfermedades para las que más se utiliza son las siguientes:

  • Desgarros retinianos: Si no son tratados a tiempo se acumula líquido por debajo de ellos. La fotocoagulación detiene el desarrollo de los mismos para evitar desprendimientos de retina;
  • Retinopatías de tipo vasculares: Es el caso de la retinopatía diabética, de oclusiones venosas, de patologías exudativas como la vitreorretinopatía exudativa familiar. La fotocoagulación facilita el sellado de vasos sanguíneos o tejidos anormales y disminuye en cierta medida el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales; también facilita la absorción de líquido;
  • Glaucoma: La fotocoagulación disminuye la presión ocular facilitando la salida del humor acuoso en los casos de glaucoma;
  • Tumores: La fotocoagulación puede detener el crecimiento o incluso disminuir los tumores retinianos.

¿Hay que realizar algún estudio previo?

Para saber si el tratamiento indicado es la fotocoagulación, es necesario realizar un estudio ocular completo. En casos de enfermedades vasculares o tumores el estudio debe completarse con la realización de una angiografía fluoresceínica y una OCT o tomografía de coherencia óptica. Con estos estudios se logra ver el líquido acumulado en el área sospechosa, los vasos sanguíneos anormales y todo aquel defecto que pudiera ser tratado con fotocoagulación.


¿Cómo se realiza el procedimiento?

La intervención requiere la aplicación de un anestésico tópico (colirio). La duración del tratamiento puede variar según el área a fotocoagular y según la gravedad de las lesiones.

El láser se enfoca de manera precisa en un área seleccionada de la retina para realizar disparos cortos y repetidos que permitan producir la quemadura únicamente en la zona necesaria, evitando zonas colindantes. También puede realizarse lo que se conoce como fotocoagulación panretiniana o panfotocoagulación, cuando la zona a tratar es muy extensa.


¿Es doloroso? ¿Existe algún riesgo?

El procedimiento se realiza bajo anestesia tópica y no suele causar dolor alguno. En casos de fotocoagulaciones extensas, cono la panfotocoagulación, se puede indicar un colirio antiinflamatorio. En casos extremos, dependiendo del umbral de dolor del paciente, se debe colocar anestésico inyectable para prevenir el dolor.

A pesar de que existen varios estudios que avalan la eficacia de este tratamiento, en algunos casos la fotocoagulación puede resultar ineficaz o puede tener que complementarse con otros procedimientos.

Además, hay que recordar que todo procedimiento conlleva algún riesgo. En el caso de la fotocoagulación, existe riesgo de que el haz del láser provoque alguna hemorragia o genere una cicatrización excesiva que dañe estructuras del ojo, como la mácula.


Tras el procedimiento…

El efecto del deslumbramiento provocado por el haz de láser puede durar un tiempo. Tras el tratamiento, la visión puede disminuir ligeramente y se recupera entre dos y seis semanas más tarde, con mejoras de visión que dependen del problema tratado, de la respuesta del ojo tratado y del grado de afectación inicial, siempre que la retina no estuviese ya dañada previamente. Si lo estaba, el láser puede detener en cierta medida el avance de la enfermedad.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.