Tumores en los párpados y en la órbita

Contenido médico revisado por - Última revisión 10/02/2022
Tumores en los párpados y en la órbita

¿Qué son los tumores palpebrales y orbitarios?

Los tumores son masas anormales de tejido que generalmente se producen cuando las células se multiplican más de lo debido o no se mueren cuando deberían.

Los tumores palpebrales aparecen en los párpados en forma de lesiones, granitos o pequeños bultos. No suelen producir síntomas, aunque en ocasiones pican, escuecen o incluso sangran y forman costras. Los tumores orbitarios, por su parte, son los que se encuentran en la cavidad orbitaria, que envuelve el ojo, por lo que algunos de ellos son de difícil acceso. La persona afectada puede notar que tiene el ojo más salido y/o desviado, o ver doble.

Independientemente de su localización, pueden ser benignos o malignos. Incluso los hay que empiezan siendo benignos y se vuelven malignos. Por eso, ante la sospecha de un tumor, hay que acudir al médico, preferentemente a un especialista en oculoplástica, que de ser necesario pueda extirparlo con el objetivo de eliminarlo por completo.


Síntomas

Muchos de estos tumores, en especial los palpebrales, aparecen como pequeñas lesiones o pequeños bultos, que van creciendo poco a poco y no dan molestias, por lo que pueden pasar desapercibidos. En algunos casos, pueden picar y escocer o a veces sangran un poquito y sale alguna costra, pero no es lo habitual. Por ello, cuando el paciente acude al médico el tumor ya suele ser más extenso y difícil de extraer.

Si notamos en el párpado cualquier lesión que no duele, pero que sangra, pica, que va creciendo o cambia de color, es muy importante acudir a la consulta del oftalmólogo, si puede ser un especialista en oculoplástica. Este valorará la lesión y podrá realizar un diagnóstico y un tratamiento precoz, que es algo básico en estas situaciones.

Los tumores orbitarios, por su parte, son algo distintos, porque están dentro de la cavidad orbitaria y suelen producir otros síntomas. El paciente puede notar que tiene el ojo un poco más salido o desviado, o puede que empiece a ver doble. Normalmente, esto suele llamar la atención del paciente y acude antes a la consulta. Por eso, en estos casos el diagnóstico no suele retrasarse tanto. Sin embargo, en algunas ocasiones, el crecimiento de estos tumores es tan lento que cuando dan síntomas ya son muy grandes.


Factores de riesgo

Uno de los principales factores de riesgo para la aparición de este tipo de tumores es la exposición prolongada al sol, Por ello, es muy importante protegerse correctamente la piel de la cara, concretamente la de alrededor de los ojos. Esto es especialmente importante en el caso de las personas con fototipos más bajos, como fototipo 1 y 2, que tienen la piel muy clara y por lo tanto más predisposición a sufrir los efectos nocivos de los rayos solares.

La edad de aparición de los tumores palpebrales y orbitarios es muy variable y depende del tipo de tumor. Los hay más frecuentes en la infancia y otros más típicos de pacientes en edades avanzadas, pero en general suelen aparecer con más frecuencia a partir de los 50 años.

Es importante que los pacientes con antecedentes de cánceres en otras zonas del cuerpo, especialmente cáncer de piel, acudan a un especialista si se detectan cualquier lesión en el párpado que no sea dolorosa, que sangre o pique. De esta forma se puede descartar un tumor o hacer un diagnóstico precoz.


Diagnóstico

Cuando llega un paciente a la consulta y vemos una lesión sospechosa de malignidad, que creemos que es cancerosa, necesitamos saber qué tipo de tumor es y confirmar si es canceroso.

La manera más fiable que tenemos de saber frente a qué tipo de lesión nos encontramos es mediante una biopsia. La biopsia nos permite coger un trocito de tejido, analizarlo y ponerle nombre y apellido al tumor. Es importante ya que según el tipo de tumor el tratamiento podría variar.

Si los tumores palpebrales son pequeños y los podemos extraer completamente en una sola cirugía, lo hacemos y esperamos el resultado de la biopsia. Tanto si era canceroso, como si no, estaremos tranquilos porque lo hemos eliminado totalmente.

En el caso de tumores extensos, la biopsia nos sirve para confirmar si es canceroso y, en dicho caso, proceder a la exéresis completa de la lesión, que a veces puede requerir reconstrucciones complejas con injertos o colgajos.

No siempre se puede realizar una biopsia de los tumores orbitarios. Muchos de ellos se diagnostican mediante la clínica que presenta el paciente y las características en las pruebas de imagen; TAC, RMN…


Tratamiento

El tratamiento dependerá del tipo de tumor. Hay tumores palpebrales benignos pequeños que pueden extirparse de manera fácil con una pequeña cirugía. Pero hay otros de mayor tamaño que pueden requerir cirugías algo más complejas. Los tumores malignos deben extirparse completamente; en ocasiones esto resulta relativamente sencillo, pero en otras se requiere realizar cirugías complejas y en dos o tres tiempos.

En cuanto a los tumores orbitarios son distintos, y el tratamiento depende del tipo de tumor. Su localización es más delicada y eso hace que no siempre puedan extirparse.  Se pueden extirpar aquellos que disponen de un acceso fácil, pero aquellos que están situados en zonas de difícil acceso, es probable que haya que hacer un seguimiento y valorar en cada momento cómo actuar. No todos requieren tratamiento quirúrgico. El tumor primario más frecuente en la órbita  es el linfoma, su diagnóstico es por biopsia pero su tratamiento no es quirúrgico, es radioterapia o quimioterapia en función del tipo histológico.


En el caso de los tumores palpebrales malignos, si conseguimos quitar todo el tumor y el tejido sano de alrededor, la tasa de éxito es muy alta, y la probabilidad de que vuelva a aparecer es muy baja. Aun así, realizamos seguimientos en la consulta después de extirpar el tumor para detectar cualquier posible recidiva o reaparición de manera precoz, en cuyo caso se podría volver a realizar una intervención.

El caso de los tumores orbitarios, es distinto, la tasa de éxito varía en función del tipo de tumor.

Artículos relacionados

La Dra. Becerra será ponente en los ‘Martes de la SECPOO’

La Dra. Erika Becerra, miembro del departamento de Órbita y Oculoplastia del Institut Català de Retina, participará hoy martes 26 de octubre como ponente en las conferencias periódicas organizadas por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Ocular y Orbitaria (SECPOO).

La Dra. Ibáñez compara la dacriocistorrinostomía externa con la endonasal en un curso de oculoplástica para oftalmólogos

El pasado 27 de octubre el Hospital Santa Tecla de Tarragona acogió un curso de oculoplástica para oftalmólogos. La oculoplástica es el área de la oftalmología que aborda el diagnóstico y tratamiento de una gran variedad de problemas y enfermedades que afectan a las estructuras faciales perioculares (párpados, órbita y vía lagrimal), desde malposiciones de […]

La Dra. Ibáñez publica un artículo sobre enfermedad de Bowen palpebral en la revista Annals d’Oftalmologia

La revista oftalmológica Annals d’Oftalmologia ha publicado recientemente un estudio de la Dra. Ibáñez, responsable del Departamento de Oculoplástica de ICR, sobre un caso de enfermedad de Bowen palpebral en una paciente inmunosuprimida debido a un trasplante renal. A pesar de que la aparición de carcinomas es más habitual en pacientes trasplantados, se trata del primer caso documentado de paciente con enfermedad de Bowen palpebral bilateral simultáneo.

La Dra. Ibáñez será ponente en las sesiones de oculoplastia de la SECPOO

La Dra. Núria Ibáñez, responsable del departamento de Órbita y Oculoplastia del Institut Català de Retina, participará este martes 26 de enero como ponente en las conferencias periódicas organizadas por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Ocular y Orbitaria (SECPOO).

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros oftalmólogos especialistas en Oculoplástica y Estética ocular.

Visítanos

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Cerignola

C/ Cerignola, 14
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 21 horas
Sábados de 9 a 14 horas

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Cerignola

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 8:30 h a 14 h y de 15 h a 20 h.*

Cómo llegar Más información

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Lunes y jueves de 15 h a 20 h y lunes mañana de 8 h a 14 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

We use cookies on our website to give you the most relevant experience by remembering your preferences and repeat visits. By clicking “Accept All”, you consent to the use of ALL the cookies. However, you may visit "Cookie Settings" to provide a controlled consent.Cookie SettingsAccept AllManage consent