Radioterapia

Contenido médico revisado por - Última revisión 07/06/2019
Radioterapia

¿Qué es la radioterapia?

La radioterapia consiste en la utilización de rayos de alta energía para destruir o reducir las células tumorales de una zona delimitada de manera específica. La aplicación de dicha radiación en el ojo ayuda a atrofiar el tumor y evitar que siga creciendo.


¿Qué tipos de radioterapia hay?

Los dos tipos principales de radioterapia utilizados en oftalmología son:

  • La braquiterapia, en la que se introducen unos isótopos radioactivos en una placa que se coloca junto a la zona a tratar. Eso permite dirigir de manera muy bien delimitada la radiación a los puntos que la necesitan y reducir el impacto y efectos en las zonas colindantes.
  • La radioterapia externa, en la que la radiación proviene de una fuente externa al cuerpo y se dirige hacia la zona a tratar.

¿En qué casos se utiliza la radioterapia?

La radioterapia se utiliza habitualmente para tratar tumores intraoculares malignos, como pueden ser:

  • el retinoblastoma, un tumor canceroso que afecta habitualmente a niños;
  • el melanoma de la coroides (uno de los tumores intraoculares malignos más comunes en adultos), del iris y del cuerpo ciliar;
  • tumores metástásicos (que se hayan extendido de otras zonas del cuerpo al ojo).

Además, también puede utilizarse en algunos casos de tumores benignos y de orbitopatía tiroidea.


¿Es necesaria alguna prueba previa?

La radioterapia requiere previamente la determinación del tipo de radioterapia a utilizar y la delimitación detallada de la zona a tratar. Para ello, es necesario un examen oftalmológico exhaustivo, así como distintas pruebas de imagen y pruebas de detección de metástasis.


¿Cómo se realiza la radioterapia?

BRAQUITERAPIA

En el caso de la braquiterapia, se realiza una intervención bajo anestesia local en cirugía ambulatoria (sin ingreso). Previamente a dicha intervención, el cirujano determina el tipo de placa y la intensidad de la radiación que debe contener (yodo o rutenio), según el tamaño del tumor y su ubicación. A continuación, se colocan las placas en la pared del ojo, recubriendo la base del tumor intraocular.

Tras la intervención, la placa de radioterapia permanece en su ubicación durante unos días para destruir las células tumorales o atrofiarlas. En algunos casos (cuando el tumor es de mayores dimensiones), se pueden utilizar placas con yodo, en cuyo caso el paciente permanecerá ingresado y aislado para evitar que la radiación afecte a otras personas. Algunos días después, se se puede proceder a la extracción de la placa en una nueva intervención quirúrgica.

RADIOTERAPIA EXTERNA

 

En la radioterapia externa, los rayos se dirigen al tumor desde el exterior del ojo mediante un aparato, que puede ser de distintos tipos (terapia de protones, radiocirugía, acelerador lineal) según el tipo de tumor a tratar.

Antes de llevar a cabo la radioterapia externa, puede ser necesaria una intervención bajo anestesia pequeña para colocar unas pequeñas piezas de metal que ayudarán a administrar el tratamiento correctamente. Tras algunos días, se procede a la administración de la radioterapia, que puede ser necesaria durante varios días consecutivos hasta obtener el resultado deseado.


¿Qué se puede esperar después del tratamiento?

Tras el tratamiento, es posible experimentar ciertas molestias oculares. Además, se pueden seguir una serie de consejos higiénicos para la zona ocular:

  • lavarse de párpados con suero fisiológico y secárselos con cuidado;
  • evitar el agua directa en el ojo (evitar agua de piscina y mar durante unos días)
  • evitar cualquier fricción o rascado en los ojos;

El efecto final de la radiación en el tumor no se puede determinar hasta pasados unos meses, pero es un tratamiento altamente efectivo que, en algunos pacientes, puede llegar a conservar la visión, según el tipo de melanoma y su ubicación. En los casos en los que el tumor esté muy cerca del nervio óptico, el pronóstico visual puede ser peor.

 

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros especialistas.

Vísitanos

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 20 horas
Sábados de 9 a 14 horas
Urgencias 24h, 365 días

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 20:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 9 h a 14 h y de 15 h a 20 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15h a 20h y viernes mañana de 10h a 14h.

Cómo llegar Más información

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.