Ambliopía u ojo vago

Contenido médico revisado por - Última revisión 12/08/2021
Ambliopía u ojo vago

La ambliopía u ojo vago es una alteración de la visión provocada por una asimetría en el uso de los ojos. Suele desarrollarse en edades muy tempranas y es la primera causa de pérdida de visión infantil. Por ese motivo es esencial someterse a un examen de visión temprano por parte de un oftalmólogo especialista, que permita detectar esta alteración y valorar el tratamiento lo antes posible.


¿Por qué se produce?

A pesar de que no hay ninguna enfermedad que dificulte la capacidad visual de los ojos, el cerebro recibe información de peor calidad de uno de ellos, por lo que da preferencia al ojo que ve mejor. Esto hace que el otro ojo no se estimule ni trabaje lo suficiente y acabe por volverse “vago”.

Algunas de las causas pueden ser:

  • Estrabismo o alteración en la alineación de los ojos
  • Anisometría: es la diferencia de graduación entre un ojo y el otro. El niño utiliza más el ojo con el que le resulta más fácil enfocar y deja de usar el que más graduación tiene. La familia y gente que rodea al niño no perciben nada raro, puesto que presenta una visión normal con uno de sus dos ojos.
  • Ambliopía por deprivación: una catarata infantil (falta de transparencia del cristalino), una ptosis (caída del párpado superior) o una opacidad en la córnea pueden impedir el desarrollo visual.

Síntomas

El ojo vago o ambliopía no siempre es fácil de detectar, puesto que, según su causa, no se reconoce a simple vista. Por otro lado, si el déficit visual es unilateral, resulta muy difícil detectar en casa. A ello se suma que los niños no son conscientes del déficit de visión unilateral en la mayoría de los casos.

Hay algunos signos que nos deben hacer consultar con el oftalmólogo pediátrico porque pueden acompañar alguna enfermedad ocular pediátrica concreta, como son:

  • Cerrar o entrecerrar los ojos cuando se quiere mirar algo.
  • Torcer la cabeza repetidamente en la misma posición (tortícolis) al fijar la mirada.
  • Frotarse con frecuencia los ojos; picores oculares.
  • Sufrir dolores de cabeza con frecuencia, sobre todo vespertinos.
  • Acercarse demasiado a la hoja para leer o dibujar.
  • Sufrir lagrimeo o enrojecimiento.
  • Sentir molestia ante el sol (fotofobia) o problemas para adaptarse a la oscuridad (caídas en ambientes poco iluminados).
  • Desviación ocular.

¿Cómo se corrige?

Lo más importante para corregir el ojo vago o ambliopía es realizar una detección y tratamiento precoces, ya que solo puede tratarse durante la infancia. Se recomienda hacer revisiones oftalmológicas regulares que permitan detectar cualquier alteración a partir de los 3 años, aunque si es necesario, se puede valorar la visión en bebés a partir de 6 meses. Cuanto antes se detecte mejores resultados se conseguirán.

El tratamiento del ojo vago depende de su causa y puede consistir en:

  • El tratamiento más habitual es el uso de parches oculares que permitan ejercitar el ojo ambliope mientras el niño realiza tareas de visión cercana preferentemente (dibujar, colorear, leer, etc.). Este proceso puede durar semanas o meses.
  • En el caso que el ojo vago sea debido a una diferencia importante en la graduación entre ambos ojos, este puede corregirse mediante el uso de gafas.
  • En el caso que se deba a un obstáculo que impide una correcta estimulación de ambas retinas simultáneamente, puede corregirse mediante cirugía (cirugía de la catarata, cirugía de la ptosis, mejora de la transparencia corneal, etc.)
  • Si el ojo vago es debido a un estrabismo, debe hacerse un estudio y corrección de este.

En cualquier caso, lo más importante para el tratamiento del ojo vago o ambliopía es detectarlo y tratarlo de forma precoz, ya que de ello dependerá el pronóstico visual del niño.


Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre estrabismo y ojo vago?

La ambliopía u ojo vago consiste en la baja visión de un ojo debido a una mala coordinación con el cerebro. El cerebro da preferencia al ojo que ve mejor, lo que hace que el otro ojo no se estimule ni trabaje lo suficiente. Es importante detectarlo y tratarlo cuanto antes, ya que aproximadamente a los 8 años se alcanza la visión definitiva y es más difícil de corregirlo. El estrabismo, en cambio, se produce cuando un ojo o ambos se desvían y puede tratarse también en la edad adulta. El ojo vago es, en muchos casos, consecuencia del estrabismo.

¿Hasta cuándo se puede corregir el ojo vago? ¿Qué pasa si no se trata?

Cuanto antes se detecte y se trate mejor, ya que a partir de los 7-8 años el índice de éxito del tratamiento empieza a descender, aunque hay casos en los que se pueden conseguir mejoras hasta los 15 años.

¿Se puede prevenir el ojo vago?

Sí, el ojo vago se puede prevenir realizando una exploración en edades tempranas, que permita detectar un estrabismo que en ese momento aún no haya generado una ambliopía y así prevenir su desarrollo. Asimismo, se puede detectar una anisometropía en edades tempranas y tratar mediante uso de gafas y evitar así la utilización de parche. En definitiva, la ambliopía u ojo vago es algo que se puede evitar solo realizando una revisión con un oftalmólogo pediátrico en edades tempranas.

Artículos relacionados

Qué es qué: ¿ojo vago o estrabismo?

Hay dos alteraciones visuales que acostumbran a producirse durante la infancia y que se suelen confundir y malinterpretar. Se trata de la ambliopía, más conocida como “ojo vago”, y el estrabismo. Te contamos qué es cada uno de ellos, cómo puedes diferenciarlos y cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.

Estrabismo infantil

Hablamos de estrabismo infantil cuando un niño sufre una alteración en la alineación de los ojos que hace que estos no miren simultáneamente al mismo punto. Puede presentarse estrabismo en bebés a partir de los 6 meses (estrabismo congénito) o aparecer más adelante y por diferentes causas. Incluso puede presentarse estrabismo en adultos.

Hipermetropía en la infancia

¿Qué es la hipermetropía? La hipermetropía en la infancia aparece como un defecto refractivo por el que la imagen se enfoca por detrás de la retina y hace que la visión sea borrosa. La causa puede estar en el globo ocular o, más raramente, en que la potencia óptica de la córnea y el cristalino […]

Catarata infantil

Muchas personas creen que las cataratas solo afectan a personas mayores. Sin embargo, los niños también pueden sufrirlas. Tanto la catarata infantil como la que deriva del envejecimiento, consisten en una opacificación de la lente natural o cristalino del ojo, lo que puede provocar visión borrosa e incluso ceguera. En los adultos, normalmente las cataratas […]

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros oftalmólogos especialistas en Oftalmología pediátrica.

Visítanos

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 21 horas
Sábados de 9 a 14 horas

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 8:30 h a 14 h y de 15 h a 20 h.*

Cómo llegar Más información

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15 h a 20 h y viernes mañana de 10 h a 14 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información