¿Qué es qué: ojo vago o estrabismo?

¿Qué es qué: ojo vago o estrabismo?

Algunos conceptos frecuentes se suelen confundir y malentender. ¿Qué tiene tu hijo/a: ojo vago o estrabismo?

La ambliopía u ojo vago consiste en la baja visión de un ojo debido a una mala coordinación con el cerebro. Puede darse en ambos ojos, pero a menudo sucede solo en uno. El cerebro da preferencia al ojo que ve mejor, lo que hace que el otro ojo no se estimule ni trabaje lo suficiente. Cuando el ojo se desvía, se produce lo que conocemos como estrabismo. Éste puede ser hacia fuera, hacia dentro, hacia arriba o hacia abajo.

La ambliopía suele desarrollarse en edades muy tempranas y es la primera causa de pérdida de visión infantil. Por ese motivo, es esencial que los niños se sometan a un examen de visión temprano a manos de un oftalmólogo especialista para poder detectar los casos de ambliopía tan pronto como sea posible.

Riesgos de la ambliopía u ojo vago

Distintas enfermedades oculares pueden contribuir al desarrollo de la ambliopía, y su tratamiento debe iniciarse lo antes posible, por varias razones:

  • Con el tiempo, el ojo ambliope podría quedarse ciego de manera permanente.
  • La percepción de profundidad (o visión en 3 dimensiones) podría perderse.
  • Si el ojo que ve mejor llega a sufrir una enfermedad o una lesión, el ojo ambliope no podrá reemplazar la pérdida de visión.

Diferenciar el ojo vago del estrabismo

Los términos ambliopía y estrabismo se confunden muy a menudo. La mayoría de personas, cuando se refieren al ojo vago, en realidad piensan en la desviación o desalineación de los ojos, es decir, en el estrabismo. El ojo vago corresponde a la ambliopía, que consiste en tener baja visión en uno o ambos ojos. Para que entendamos la diferencia, la desalineación (estrabismo) puede provocar la ambliopía (ojo vago).

Las personas con estrabismo suelen referirse al mismo afirmando tener los ojos desviados, bizcos o cruzados. En el caso de que uno de los ojos se desvíe hacia una dirección distinta a la que mira el otro ojo, entonces estaremos frente a un caso de estrabismo. Si por algún motivo, como puede ser el estrabismo, uno de los ojos de un niño no puede ver bien el cerebro dejará de utilizar el ojo, lo que hará que se convierta en un ojo vago debido a la falta de uso (ambliopía).

Tratamiento del ojo vago

El ojo vago o ambliopía no puede tratarse con cirugía. Solo puede tratarse mientras el paciente esté en la infancia. Cuanto antes se detecte y se trate, mejor. De hecho, tras la edad de 7 años, el índice de éxito del tratamiento empieza a descender, aunque hay casos en los que se pueden conseguir mejoras hasta los 15 años. La ambliopía se suele corregir habitualmente con el uso de gafas, parches oculares o medicamentos. Los parches oculares fuerzan al niño a utilizar el ojo más débil para corregir su baja visión. También es posible utilizar gafas que empañen la visión del ojo bueno para forzar al débil a trabajar correctamente. El proceso puede durar de varias semanas a varios meses. Una vez el niño ha ganado visión en el ojo débil, es posible que tenga que llevar el parche a tiempo parcial durante algunos años, con el objetivo de mantener la buena visión.

Tratamiento del estrabismo

En cuanto a la cirugía del ojo vago, en realidad no existe como tal. El concepto proviene del hecho de que se suele confundir el estrabismo (desviación del ojo), con el ojo vago o ambliopía. La cirugía a la que se suele referir en este término es, pues, en realidad, la cirugía del estrabismo, que interviene sobre los músculos del ojo para corregir su desviación. Este tipo de cirugía puede realizarse tanto en adultos como en niños y puede mejorar no solo el aspecto físico de los ojos, sino también su función visual.

Si existe un estrabismo, es importante tener en cuenta la siguiente información:

  • En algunos casos de estrabismo, el primer tratamiento puede ser el uso de gafas, algunas veces acompañadas de oclusiones.
  • Si las gafas no fueran suficientes, se puede aplicar un medicamento para tratarlo sin necesidad de cirugía, en este caso para relajar los músculos.
  • En aquellos casos en los que los el tratamiento con gafas, oclusiones o medicamentos no llegue a corregir el estrabismo, se recurriría al tratamiento quirúrgico.
  • La cirugía consiste en debilitar o reforzar los músculos del ojo para modificar su alineación de manera que sea paralela.
  • Hay dos tipos principales de cirugía del estrabismo:
    • La recesión, (debilitar) que consiste en separar el músculo y volverlo a unir más lejos de la parte frontal del ojo para debilitar el músculo.
    • La resección, (reforzar) que consiste en eliminar una parte del músculo del ojo para tensarlo más.
  • La cirugía de reparación de los músculos oculares tiene un gran índice de éxito y las complicaciones graves son muy infrecuentes.
  • Es un procedimiento que se realiza con cirugía ambulatoria y no requiere ingreso.
  • Los niños pueden retomar las clases tras unos días de descanso. En el caso de los adultos, se suelen poder reincorporar en el trabajo al cabo de unas semanas.
  • Los efectos secundarios más habituales de la cirugía del estrabismo son enrojecimiento, malestar y dolor, pero son por lo general, temporales.

Tanto si te planteas la cirugía para tu hijo o hija, como si la planteas para ti mismo, lo más importante es pedir cita con el oftalmólogo estrabólogo para debatir tus expectativas y posibilidades previamente.

 

Publica tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.