Hipermetropía en la infancia

Hipermetropía en la infancia

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía en la infancia aparece como un defecto refractivo por el que la imagen se enfoca por detrás de la retina, y la visión es borrosa. La causa puede estar en el globo ocular o que la potencia óptica de la córnea y el cristalino sea menor de la necesario. Existe un cierto componente hereditario.

¿Puede corregirse?

La mayoría de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica), pero esta situación se va corrigiendo a medida que crecen y se desarrolla el ojo, y disminuye, hasta desaparecer, hacia la adolescencia.

Si para entonces no se ha corregido completamente, es probable que el defecto persista el resto de la vida. La capacidad de acomodación (enfocar) del ojo en los niños es mayor que en los adultos, y suele ser suficiente para compensar una hipermetropía baja y permitir ver bien los objetos cercanos. Aun así, tener que realizar este esfuerzo de acomodación puede provocar cansancio ocular, incomodidad o cefaleas, aunque la hipermetropía no sea muy alta.

En los menores de 8 años, que aun no han completado su desarrollo ocular, existe el riesgo de que una hipermetropía elevada sin corregir produzca estrabismoambliopía (ojo vago). Por ello es necesario realizar controles visuales a los niños entre los 3 y los 8 años.

¿Qué hay que hacer si sospechamos que nuestro hijo tiene hipermetropía?

En el caso de que un niño muestre alguno de estos síntomas, es aconsejable hacer un examen de la visión:

Dolor de cabeza: Aunque la mayoría no son de origen ocular, el esfuerzo extra para enfocar bien de cerca puede causarlo. Suele aumentar de intensidad a medida que avanza el día y mejora los fines de semana.

Endotropia: Estrabismo en que uno de los ojos se desvía hacia adentro. Se puede corregir totalmente o parcialmente.

Dolor ocular, escozor y lagrimeo que provocan que el niño se frote los ojos, parpadee frecuentemente o arrugue la frente.

Dificultad para la lectura y escritura, bajo rendimiento escolar y dificultad de concentración.


Corrección de la hipermetropía en la infancia

El tratamiento habitual en niños es la corrección óptica con gafas. No siempre es necesario corregir la hipermetropía. Pueden necesitar corrección si la hipermetropía es alta o si provoca sintomatología. Según la edad y colaboración, se pueden utilizar lentes de contacto, para practicar deportes o en casos de anisometropía (diferencia importante de graduación entre
ambos ojos).

Publica tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada

189 comentarios

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.