¿Por qué hay personas con los ojos de distinto color?

Contenido médico revisado por - Última revisión 09/05/2019
¿Por qué hay personas con los ojos de distinto color?

La heterocromía es la condición anatómica que hace que los iris de los ojos de algunos seres humanos o animales sean de colores diferentes entre sí.

 

¿Qué define el color del iris?

El color de los ojos es un rasgo que suele provenir de la herencia genética y cuya determinación viene dada principalmente por la cantidad y forma de distribución de la melanina en el iris.

Es habitual que los recién nacidos presenten un color de iris tirando a gris azulado. Sin embargo, no será hasta entre los 6 y los 10 meses cuando el color de sus ojos se definirá. Antes de esa edad las células que generan la melanina no son todavía lo suficientemente maduras.

 

Tipos de heterocromía

Existen varios tipos de heterocromía. Algunos son raros en seres humanos, mientras que otros son más habituales. Podemos clasificarlos de la siguiente manera:

Según su localización

  • Heterocromía iridium o completa. La persona tiene el iris de cada ojo de un color distinto, como vemos en la imagen de la cabecera. Es poco habitual en el ser humano.
  • Heterocromía iridis o parcial. La persona presenta dos tonalidades muy distintas dentro del iris de un mismo ojo. Este último caso es mucho más frecuente y puede presentarse en forma de heterocromía central (el iris tiene un anillo de un color y el resto de otro) o sectorial (la heterecromía no se presenta en forma de anillo, sino que afecta solo un sector del iris no anular).
Heterocromía iridis o parcial

Heterocromía iridis o parcial

Según su aparición

  • Heterocromía congénita. Está presente desde el momento en que el ojo adquiere su coloración definitiva.
  • Heterocromía adquirida. Puede aparecer más adelante en cualquier etapa de la vida, debido a una lesión o a otras enfermedades subyacentes.

 

¿Cuáles son las causas de la heterocromía?

Las causas que originan estas situaciones pueden ser muy diversas, dependiendo de si son genéticas o adquiridas:

Genéticas

La heterocromía congénita puede no tener ninguna causa patológica o deberse a una enfermedad congénita subyacente.

  • Heterocromía de iris idiopática. Es la que se presenta desde el nacimiento y no tiene ninguna causa patológica. La función ocular es absolutamente normal, ya que no va asociada a ninguna enfermedad ocular.
  • Heterocromía del iris congénita patológica. Es la que aparece desde el nacimiento y se produce debido a la existencia de una enfermedad congénita subyacente, como la neurofibromatosis, el síndrome de Waardenburg o el síndrome de Claude-Bernard-Horne congénito.

Adquiridas

La heterocromía también puede ser debida a enfermedades o lesiones sufridas a lo largo de la vida. Por lo tanto, si se aprecian cambios de coloración del iris, hay que pedir cita con el oftalmólogo para examinar el caso y determinar si existe una enfermedad subyacente.

Algunos de los factores que pueden provocar una heterocromía adquirida son los siguientes:

  • Siderosis y hemosiderosis. Se trata de depósitos de hierro en el iris. Provocan una alteración de su coloración normal y suelen ocurrir habitualmente a consecuencia de un traumatismo o lesión.
  • Glaucoma y algunos medicamentos que lo tratan. El glaucoma y el uso excesivo de gotas para tratarlo pueden alterar el color del iris.
  • Ciclitis heterocromática de Fuch. Esta inflamación de la cámara anterior del ojo es una de las causas de la alteración del color del iris más frecuente.
  • Uveítis o inflamación ocular.
  • Melanomas o tumores oculares consistentes en una proliferación excesiva de las células encargadas de sintetizar la melanina.
  • Otras enfermedades raras.

 

Incidencia y casos conocidos

A pesar de la baja incidencia de la heterocromía, existen varios casos conocidos, como el de las actrices Kate Bosworth, Mila Kunis, Alice Eve y Jane Seymour, y los actores Henry Cavill (Superman) y Benedict Cumberbatch (Sherlock). El famoso caso de David Bowie, cuyos ojos tenían una apariencia distinta, se debía, sin embargo, al tamaño distinto de sus pupilas (anisocoria), provocado por una parálisis del nervio encargado de regular la dilatación y contracción de las pupilas. Una de sus pupilas se mantenía siempre dilatada, lo que provocaba que el iris de ese ojo pareciera, a simple vista, más oscuro que el del otro.

Publica tu comentario

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (REGLAMENTO (UE) 2016/679 pone en su conocimiento la siguiente información sobre el tratamiento de datos personales.

Responsables: Institut Català de la Retina, S.L., Institut Català de Cirurgia refractiva, S.L. (en adelante ICR)

Contacto Delegado de Protección de Datos: C/Pau Alcover nº 67 08017 Barcelona – rgpd@icrcat.com

Finalidad: La finalidad de del tratamiento es gestionar la información que nos facilita y en caso de disponer de su consentimiento, publicar el testimonio en nuestra web

Legitimación: La base legal para el presente tratamiento es la solicitud realizada por usted y su consentimiento.

Destinatarios: Los destinatarios de la información son los departamentos y delegaciones en los que se organiza ICR, en parte o en su totalidad. No se comunicarán a terceros.

Derechos: En cualquier momento, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante escrito dirigido al Delegado de Protección de Datos DPD en la dirección establecida facilitado en contacto. También puede revocar los consentimientos a otros tratamientos. También puede solicitar más información al DPD sobre los tratamientos realizados.
En el caso que considere que se han vulnerado sus derechos usted puede presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos competente.

A todos los efectos, el usuario acepta que la opinión expresada será exclusivamente responsabilidad suya. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad los daños o perjuicios que se puedan derivar de ella.
ICR no se hará responsable de la exactitud, calidad, fiabilidad, corrección, moralidad y legalidad de los datos, informaciones u opiniones publicadas por los usuarios.
ICR se reserva el derecho de no publicar todas las opiniones de los usuarios.
El nombre de usuario es responsabilidad del usuario. ICR no se hará responsable de la utilización ilegal o con fines ilícitos que otros usuarios puedan hacer de dicho nombre de usuario.

Conservación: Los datos recogidos serán conservados durante el tiempo necesario para la gestión solicitada.

Vísitanos

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 20 horas
Sábados de 9 a 14 horas
Urgencias 24h, 365 días

Cómo llegar Más información

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 9:00 h a 14:00 h y de 15:00 h a 20:00 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15h a 20h y viernes mañana de 10h a 14h.

Cómo llegar Más información

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.