Lentes de contacto o lentillas

Contenido médico revisado por - Última revisión 16/03/2021
Lentes de contacto o lentillas

¿Qué son?

Las lentes de contacto o lentillas son lentes curvadas que se colocan sobre la superficie del ojo con el objetivo de corregir defectos visuales. Estas lentes están graduadas según las necesidades del paciente y suelen ser transparentes, aunque en algunos casos contienen un ligero toque de color para facilitar su colocación.

El uso de lentes de contacto es cada vez más frecuente en nuestro entorno. De acuerdo con los datos del Libro Blanco de la Visión en España, se estima que alrededor de un 7,4 % de la población española comprendida entre los 12 y los 65 años usa lentes de contacto. Esta cifra representa unos 2,5 millones de personas.

Es importante conocer los diferentes tipos de lentes y lesiones que estas pueden causar si no se utilizan de manera adecuada.

Tipos de lentes de contacto

Existen diferentes tipos de lentes según el caso de cada paciente y defecto visual a corregir:

Blandas: Se utilizan para compensar defectos refractivos moderados en pacientes con miopía, hipermetropía y astigmatismo. Este tipo de lentes suele ser de hidrogel y los nuevos avances, como las lentes de silicona, permiten que llegue más oxígeno, previniendo la irritación ocular.

Rígidas: Son más pequeñas, más duras y menos flexibles que las blandas. Se utilizan en pacientes con astigmatismos muy elevados o en casos con irregularidades en la córnea.

Esclerales o semiesclerales: Son aconsejables para pacientes con ojo seco severo, ya que al ser más grandes y más rígidas pueden llenarse de lágrima artificial para mantener el ojo permanentemente húmedo.

Orto-k: Son lentes que se colocan durante la noche y están indicadas para pacientes con miopía, hipermetropía o astigmatismo. Este tipo de lentes ejercen un efecto modelador en la córnea durante la noche, mientras dormimos, de modo que cuando el paciente se las quita por la mañana puede ver bien durante todo el día sin necesidad de tener que utilizar gafas o lentes de contacto.

Según el tiempo recomendado para su uso, podemos clasificarlas también como diarias, quincenales, mensuales o de larga duración.

Colocación de las lentes

Para colocarse correctamente las lentillas y evitar posibles daños o infecciones hay que seguir los siguientes pasos:

1. Lávate y sécate bien las manos.

2. Saca la lentilla de su estuche y comprueba a qué ojo corresponde.

¿Cómo saber a qué ojo corresponde cada lentilla?

En caso de que tengas la misma graduación en ambos ojos, la colocación en el ojo izquierdo o derecho será indiferente. Si en cada ojo tienes una graduación diferente, el óptico te proporcionará dos cajas, una etiquetada como ojo izquierdo (OI) y otra como ojo derecho (OD).

3. Sitúa la lente en el dedo índice de nuestra mano para comprobar que la lentilla está limpia y que no está al revés.

¿Cómo saber si las lentillas están del derecho o del revés?

Una vez colocada sobre el dedo índice, la forma de la lentilla nos indicará si está del derecho o del revés. El oftalmólogo podrá ayudarle a identificarlo correctamente en el momento de la primera colocación.

4. Sujeta con el dedo corazón de la otra mano el párpado superior, y con el dedo corazón de la mano con que sostienes la lentilla, el párpado inferior.

5. Coloca la lentilla en el ojo mientras miras hacia arriba.

6. Retira el dedo cuando la lentilla esté colocada y suelta poco a poco el párpado inferior y, luego, el superior.

Con las lentes de contacto puestas ya puedes disfrutar de una visión corregida sin necesidad de gafas.

Es importante seguir correctamente las instrucciones de nuestro oftalmólogo u óptico, además de las instrucciones que aporte el fabricante de las lentes. Un uso incorrecto de las lentes de contacto puede causar afecciones visuales con graves consecuencias para nuestra visión.

Cómo quitarse las lentes

Para quitarse correctamente la lentilla hay que seguir estos pasos:

  1. Lávate y sécate bien las manos.
  2. Colócate delante de un espejo iluminado y mira hacia arriba.
  3. Utiliza el dedo índice de la otra mano para sujetar el párpado superior del ojo.
  4. Con el dedo corazón de la mano dominante sujeta el párpado inferior.
  5. Pinza suavemente la lente con las yemas de los dedos índice y pulgar con el objetivo de desplazarla y sacarla del ojo. Si se pinza demasiado fuerte la lentilla se puede llegar a romper.
  6. Coloca la lente en la otra mano.

Higiene y conservación de las lentes

Las lentes de contacto requieren de un buen cuidado, dado que una lente de contacto caducada o con una higiene insuficiente o incorrecta puede causar rasguños en la córnea (abrasiones corneales), alergia (según el material de fabricación) o infecciones.

Por este motivo es importante seguir los siguientes pasos:

  • Limpia tus manos con agua y jabón antes de ponerte o quitarte las lentes de contacto.
  • Ponte las lentes de contacto antes de maquillarte y quítatelas una vez te hayas desmaquillado. Es importante ponerse las lentes de contacto 20 minutos después de levantarse y sacárselas 20 minutos antes de ir a dormir. A excepción de las lentes Orto-k, no duermas con las lentes de contacto puestas.
  • No uses lentes cuando te duches o bañes.
  • Usa una nueva solución cada vez que limpies las lentes, ya que al reutilizarla puede que la solución ya no sea estéril. Las lentes de contacto no se limpian con agua, ni saliva, ni con una solución salina casera. Siempre se debe utilizar una solución desinfectante comprada en una farmacia. Sigue al pie de la letra las instrucciones del fabricante.
  • Limpia la funda de las lentes con solución estéril y no con agua. La funda se debe reemplazar cada cierto tiempo. Verifícalo con el fabricante.
  • Descansa de vez en cuando. No uses las lentes durante largos periodos de tiempo y no te pongas lentes dañadas o rotas. Ante la sensación de picor, sequedad, molestia o visión borrosa, quítate las lentes.
  • No hay que frotarse los ojos con fuerza si se llevan puestas las lentillas, ya que ello podría causar irritaciones o lesiones en la córnea.
  • En caso de viajar con lentes de contacto, hay que llevar unas de recambio, junto con las gafas, para poder combinarlas o por si fuera necesario un repuesto.
  • En ambientes con aires acondicionados fuertes, como es el caso de los aviones, las lentes de contacto pueden resecarse y provocar molestias. Por eso, es recomendable utilizar gafas o llevar gotas humectantes para poderlas administrar en caso necesario.
Debes mantener una buena higiene de tus lentes para evitar posibles infecciones

Las lentes de contacto también requieren cierto cuidado especialmente cuando se utilizan para ir a la playa o a la piscina. En dichos casos, hay que tener en cuenta varias cosas:

  • Si estás en el agua, utiliza gafas de natación.
  • Es necesario lavarse siempre las manos antes de manipular o limpiar las lentes de contacto, en especial si has estado en contacto con cloro, arena o crema solar.
  • Después de bañarse, hay que esperar un rato y, a continuación, quitarse las lentes para limpiarlas correctamente con una solución específica con el objetivo de eliminar cualquier germen.
  • Al llevar lentes de contacto, hay que protegerse los ojos con gafas de sol siempre que estés en el exterior.

Síntomas de un mal uso de las lentes de contacto

Las lentes de contacto pueden dar lugar a irritaciones y alergias, a lesiones por roce e infecciones. Esto dependerá del tipo de lente, de la higiene y el cuidado que tengamos (roturas, depósitos, etc), de los productos que se utilicen para limpiar y de la manipulación que se haga de las lentes al colocarlas.

Las alergias pueden producirse por el material de la lente (es poco frecuente), pero lo más habitual es por acumulación de los depósitos que se van formando y por los conservantes disueltos en los productos de limpieza.

Las abrasiones corneales (arañazos o roces) dan lugar a dolor intenso con lagrimeo, enrojecimiento ocular, molestias a la luz, sensación de cuerpo extraño e intolerancia a la lente (forma, medida, etc), así como alteraciones de la lente por muescas o roturas.

Los síntomas de visión borrosa, halos de colores e intolerancia a la lente (ojo rojo, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, etc) pueden aparecer si las lentes se llevan durante un tiempo excesivo.

Las infecciones suelen ser raras, pero pueden ser muy peligrosas y ocasionar la perdida de la visión del ojo.

Además, agentes externos como el calor o las sustancias químicas que contiene el agua de la piscina y la sal del mar en verano suelen provocar conjuntivitis irritativas, víricas o bacterianas, que pueden manifestarse con síntomas como enrojecimiento en los ojos, escozor, ardor, sensación de cuerpo extraño, hipersensibilidad a la luz o lagrimeo.

Los síntomas de visión borrosa pueden aparecer tras llevar las lentes durante un tiempo excesivo

Preguntas frecuentes

¿Quién puede usar lentes de contacto?

En general, cualquier persona sana con problemas refractivos puede usar lentes de contacto. Sin embargo, existen casos en que las lentes no están aconsejadas, como los pacientes con alergias graves, personas que trabajan en entornos con mucho polvo, casos de pacientes con sequedad ocular o personas que no sean capaces de cuidar adecuadamente las lentes.

¿Qué factores pueden favorecer una infección?

Existen múltiples factores que pueden favorecer la aparición de una infección ocular por uso de lentes de contacto. Algunos de ellos son el uso prolongado de las lentes, la falta de lágrima, la falta de higiene o los factores externos que puedan alterar el estado del ojo y la lentilla.

¿Qué relación existe entre las lentes y la queratitis?

La queratitis (inflamación de la córnea) la pueden provocar distintos elementos, como pueden ser las bacterias, los hongos y, sobre todo, microbios como la acanthamoeba, muy habitual entre los portadores de lentes de contacto y que causa una infección de difícil tratamiento. En los casos más graves puede provocar la cicatrización de la córnea y llevar a problemas de visión que requieran un trasplante de córnea. Es muy importante mantener una buena higiene de las lentes para evitar este tipo de infecciones.

¿Puedo usar gotas oculares si llevo lentes de contacto?

No todas las gotas oculares son aptas para las lentes de contacto, dado que unas gotas inadecuadas pueden producir infecciones corneales graves. Es importante que, en caso de que necesite gotas oculares humectantes, le sean recetadas por su oftalmólogo.

¿Las lentillas cosméticas o de colores son seguras?

Hay que evitar la adquisición de lentes de contacto cosméticas en lugares no específicos. Las lentillas cosméticas de colores o para disfraces no deben adquirirse nunca en centros no especializados. La supervisión y receta de un médico oftalmólogo es necesaria para cualquier tipo de lentilla, puesto que estará en contacto con el ojo y hay que garantizar su seguridad.

¿Cada cuánto hay que renovar las lentillas? ¿Cuándo caducan?

Existen diferentes tipos de lentes de contacto y cada una tiene una duración concreta, que puede ser diaria, quincenal, mensual o de larga duración. Para determinar la renovación de las lentes debe consultar de qué tipo se trata con su óptico.

¿Puedo ponerme las lentillas si tengo conjuntivitis? ¿Y si tengo orzuelo?

No se recomienda el uso de lentes de contacto si se tiene conjuntivitis u orzuelo. Es importante quitarse inmediatamente las lentillas si aparecen síntomas de conjuntivitis, dado que el uso de lentes puede empeorar la infección. También es importante esperar a volverse a poner las lentillas hasta que la patología se haya curado completamente.

¿A partir de qué edad es recomendable usar lentillas?

No existe una edad mínima para usar lentillas, dado que su uso depende de las características anatómicas y de los problemas refractivos de cada paciente.

Lentillas y coronavirus, ¿es recomendable usarlas?

No hay ninguna evidencia científica de que exista una relación entre el uso de lentillas y el coronavirus. Sin embargo, los expertos recomiendan extremar las medidas de higiene como el lavado de manos para evitar la transmisión del virus.

Artículos relacionados

Les lentes de contacto, ¿el aliado perfecto para el verano?

En verano, las lentes de contacto son el compañero inseparable de muchos que no solo quieren disfrutar de sus vacaciones, sino que quieren hacerlo con comodidad. En esta época las gafas se convierten en una molestia y las lentillas nos proporcionan no solo una mayor comodidad, sino también un campo visual más grande, ya que […]

Ojo seco o queratoconjuntivitis seca

El ojo seco o síndrome del ojo seco es un trastorno ocular común que se produce cuando hay una falta de lubricación y humectación de la superficie del ojo (córnea, conjuntiva y película lagrimal). Esto ocurre porque el ojo no produce la cantidad necesaria de lágrimas para mantener una buena hidratación y lubricación o bien […]

Conjuntivitis alérgica

Todo lo que hay que saber… La conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva provocada por una reacción a algún alérgeno. Los síntomas varían entre las personas y según las zonas geográficas. Puede ser estacional o perenne. Puede provocar picor o escozor, inflamación, secreciones de tipo acuoso, ojos llorosos y enrojecimiento ocular. Se puede reducir […]

¿Cómo crecen nuestros ojos?

Los ojos crecen a lo largo de toda nuestra vida, especialmente los dos primeros años de vida y durante la pubertad.
En este artículo os mostramos su evolución temporal y las patologías más comunes en cada etapa de la vida.

¿Tienes alguna duda?

Escríbenos o pide hora para una consulta con uno de nuestros especialistas.

Visítanos

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 21 horas
Sábados de 9 a 14 horas

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 8:30 h a 14 h y de 15 h a 20 h.*

Cómo llegar Más información

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15 h a 20 h y viernes mañana de 10 h a 14 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.