¿Es la Inteligencia Artificial el futuro de la oftalmología?

Contenido médico revisado por - Última revisión 04/10/2018
¿Es la Inteligencia Artificial el futuro de la oftalmología?

Foto @Free-Photos

La inteligencia artificial (IA) no son sólo robots en películas de ciencia ficción. Hoy en día, la inteligencia artificial ya forma parte de ámbitos como la medicina.

La oftalmología es la especialidad médica con mayor aplicación de inteligencia artificial y, sigue siendo pionera en el uso de esta inteligencia para detectar, diagnosticar y tratar patologías oculares de diferente índole.

La inteligencia artificial, tecnología basada en Big Data

Los algoritmos automatizados y la ingente cantidad de datos (Big Data) que permiten leer, manejar y analizar los sistemas de inteligencia artificial, son la ventaja principal del uso de esta tecnología.

Algunos dispositivos permiten superar incluso a los resultados obtenidos por la experiencia humana, obteniendo un éxito de cerca del 90% en el diagnóstico de patologías.

Estos diagnósticos se extraen a partir de miles de datos médicos y biológicos, que serían imposibles de analizar por una sola persona y, que permiten crear patrones sobre estas patologías. Estos patrones establecen modelos predictivos y de diagnóstico.

A día de hoy, diversos estudios apuntan que la tecnología basada en la IA será clave en un futuro para diagnosticar enfermedades, ya que permiten una detección al instante y, a veces, con el simple uso de un software.

No obstante, se sigue investigando para que esta tecnología alcance cotas de fiabilidad que permitan a los oftalmólogos y a los pacientes una confianza total en este tipo de dispositivos.

La inteligencia artificial facilita la detección precoz de enfermedades oculares

La IA permite analizar y manejar los datos de enfermedades que afectan a millones de personas, como es la diabetes.

Se estima que 5,3 millones de personas en España sufren diabetes de tipo 2 (datos de la Federación Española de Diabetes). Esta patología puede provocar afecciones secundarias como puede ser la retinopatía diabética.

La retinopatía diabética es de difícil detección, ya que en las fases iniciales los afectados no notan cambios en su visión.

La inteligencia artificial permite, en el caso de este tipo de patologías silenciosas, realizar una detección precoz a través de un software que analiza los síntomas de pacientes con antecedentes de diabetes.

Este software toma una foto del ojo con una cámara de retina y, permite a los médicos generalistas derivar al paciente a un oftalmólogo, ante la presencia de cualquier signo que pueda indicar un estado precoz de retinopatía diabética.

Así mismo, la IA también facilita la detección de enfermedades menos usuales y de difícil diagnóstico, ya que permite el acceso y manejo de datos compilados en todo el mundo y por diferentes especialistas, que de otro modo sería imposible obtener.

El diagnóstico por imagen, el gran beneficiado por la inteligencia artificial

El diagnóstico por imagen (radiografías, ecografía, resonancias magnéticas, etc.) permite la observación del interior del cuerpo para indagar si existen signos sobre una condición médica.

La inteligencia artificial permite analizar imágenes para diagnosticar enfermedades y supone una revolución en especialidades como son la oftalmología, la dermatología o la radiología.

Sistemas de inteligencia artificial acumulan miles de imágenes del ojo y, a partir de un algoritmo, establecen qué imágenes corresponden a un ojo sano y a uno patológico. Así pues, cuando se introduce la foto de un ojo, este sistema puede indicar al instante si existe un trastorno ocular.

Estos sistemas se usan para diagnosticar pacientes con riesgo de enfermedades cardiovasculares con el uso de la foto de su retina y, se pueden diagnosticar también, casos de degeneración macular y de retinopatía diabética. Esta detección precoz puede ser vital para frenar la evolución de estas patologías.

El uso de dispositivos portátiles en la oftalmología

El uso de dispositivos portátiles digitales (wearables) que se llevan encima todo el día, permiten compilar datos sobre nuestro cuerpo que pueden ser de utilidad para la detección o el tratamiento de ciertas patologías.

A través de sistemas de IA, estos datos pueden ser enviados y analizados al momento por el médico.

En el caso de la oftalmología, por ejemplo, se están en desarrollo dispositivos portátiles para medir la presión intraocular (PIO) y tomar fotos de los discos ópticos, informaciones útiles para el seguimiento y tratamiento de enfermedades como el glaucoma.

La presión intraocular puede variar en función del momento en que se tome, poder obtener esta medición a lo largo del día durante un período determinado podría ayudar a mejorar los tratamientos para el glaucoma.

La inteligencia artificial puede revolucionar la telemedicina

Además, la inteligencia artificial juega un papel fundamental para el desarrollo e implantación de la telemedicina en los próximos años.

A través de este tipo de softwares, los especialistas podrán diagnosticar y hacer el seguimiento de tratamientos a distancia.

Esto supone un gran beneficio para el paciente, sobre todo, para aquellos que residen en zonas rurales o con ausencia de especialistas, ya que el médico podrá obtener y analizar datos sin desplazarse y de manera efectiva.

Publica tu comentario

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (REGLAMENTO (UE) 2016/679 pone en su conocimiento la siguiente información sobre el tratamiento de datos personales.

Responsables: Institut Català de la Retina, S.L., Institut Català de Cirurgia refractiva, S.L. (en adelante ICR)

Contacto Delegado de Protección de Datos: C/Pau Alcover nº 67 08017 Barcelona – rgpd@icrcat.com

Finalidad: La finalidad de del tratamiento es gestionar la información que nos facilita y en caso de disponer de su consentimiento, publicar el testimonio en nuestra web

Legitimación: La base legal para el presente tratamiento es la solicitud realizada por usted y su consentimiento.

Destinatarios: Los destinatarios de la información son los departamentos y delegaciones en los que se organiza ICR, en parte o en su totalidad. No se comunicarán a terceros.

Derechos: En cualquier momento, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante escrito dirigido al Delegado de Protección de Datos DPD en la dirección establecida facilitado en contacto. También puede revocar los consentimientos a otros tratamientos. También puede solicitar más información al DPD sobre los tratamientos realizados.
En el caso que considere que se han vulnerado sus derechos usted puede presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos competente.

A todos los efectos, el usuario acepta que la opinión expresada será exclusivamente responsabilidad suya. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad los daños o perjuicios que se puedan derivar de ella.
ICR no se hará responsable de la exactitud, calidad, fiabilidad, corrección, moralidad y legalidad de los datos, informaciones u opiniones publicadas por los usuarios.
ICR se reserva el derecho de no publicar todas las opiniones de los usuarios.
El nombre de usuario es responsabilidad del usuario. ICR no se hará responsable de la utilización ilegal o con fines ilícitos que otros usuarios puedan hacer de dicho nombre de usuario.

Conservación: Los datos recogidos serán conservados durante el tiempo necesario para la gestión solicitada.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.