¿Qué debemos hacer cuando el humo entra en nuestros ojos?

Contenido médico revisado por - Última revisión 13/12/2018
¿Qué debemos hacer cuando el humo entra en nuestros ojos?

@Teddy Kelley

En invierno con la chimenea, en verano con las barbacoas, la polución en las ciudades, el tabaco o, incluso en caso de incendio, nuestros ojos pueden estar expuestos al humo. Cuando este penetra en nuestros ojos, puede causar efectos adversos para nuestra visión, en forma de dolor ocular o irritación.

Las personas que padecen trastornos oculares como la blefaritis, el ojo seco o la conjuntivitis alérgica o, los que llevan lentillas de contacto, son las que normalmente se ven más afectadas por los efectos del humo cuando entra en contacto con nuestros ojos.

¿Qué ocurre cuando el humo entra en nuestros ojos?

El humo puede causar que la fina capa de protección de nuestros ojos se deteriore. Los ojos deben estar siempre bien lubricados y protegidos de los agentes exteriores. Cuando esta capa se debilita los ojos se irritan, se secan y enrojecen.

Así mismo, la exposición prolongada al humo, como ocurre cuando se es fumador, puede estar asociada a patologías oculares, como son las cataratas, la queratitis, la conjuntivitis y otras afecciones infecciosas.

Además de afectar a la visión, el humo puede causar problemas respiratorios y otro tipo de complicaciones para nuestra salud.

¿Cómo aliviar el malestar cuando el humo entra en nuestros ojos?

Cuando el humo entra en contacto con nuestros ojos, podemos tomar algunas medidas para aliviar sus efectos adversos.

  • Limpiarse los ojos con agua: inmediatamente tras la exposición al humo, debemos lavar nuestros ojos con agua para aliviar la irritación.
  • Uso de lágrimas artificiales: las gotas de lágrimas artificiales nos ayudarán a humedecer y lubricar los ojos y eliminarán los agentes extraños que puedan quedar en los ojos. Las personas que ya usan habitualmente este tipo de gotas, pueden aumentar la dosis.
  • Enfriar los ojos: para calmar los ojos, se puede guardar el frasco de lagrimas artificiales en la nevera o se puede colocar una compresa fría en los ojos.
  • Evitar los espacios con humo: si padece una afección subyacente, es mejor evitar la exposición al humo. No fume, evite las chimeneas con leña, etc.
  • Uso de gafas de protección: las gafas ejercen de protección de los ojos. Si se encuentra en el exterior, use gafas de sol para evitar que el humo penetre en los ojos. En caso de encontrarse en un espacio cerrado, puede usar gafas de corrección o de protección para frenar los agentes externos.
  • Mejorar el aire: cuando estamos en el interior, podemos utilizar filtros o humidificadores para reducir los agentes nocivos para nuestros ojos.

Si el malestar no desaparece, hay que acudir al oftalmólogo

En principio, en caso de irritación ocular, enrojecimiento y picor, los síntomas suelen desaparecer al cabo de pocos días.

Si tras una semana, estos síntomas siguen presentes, será necesario acudir al especialista para una valoración oftalmológica.

Publica tu comentario

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (REGLAMENTO (UE) 2016/679 pone en su conocimiento la siguiente información sobre el tratamiento de datos personales.

Responsables: Institut Català de la Retina, S.L., Institut Català de Cirurgia refractiva, S.L. (en adelante ICR)

Contacto Delegado de Protección de Datos: C/Pau Alcover nº 67 08017 Barcelona – rgpd@icrcat.com

Finalidad: La finalidad de del tratamiento es gestionar la información que nos facilita y en caso de disponer de su consentimiento, publicar el testimonio en nuestra web

Legitimación: La base legal para el presente tratamiento es la solicitud realizada por usted y su consentimiento.

Destinatarios: Los destinatarios de la información son los departamentos y delegaciones en los que se organiza ICR, en parte o en su totalidad. No se comunicarán a terceros.

Derechos: En cualquier momento, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante escrito dirigido al Delegado de Protección de Datos DPD en la dirección establecida facilitado en contacto. También puede revocar los consentimientos a otros tratamientos. También puede solicitar más información al DPD sobre los tratamientos realizados.
En el caso que considere que se han vulnerado sus derechos usted puede presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos competente.

A todos los efectos, el usuario acepta que la opinión expresada será exclusivamente responsabilidad suya. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad los daños o perjuicios que se puedan derivar de ella.
ICR no se hará responsable de la exactitud, calidad, fiabilidad, corrección, moralidad y legalidad de los datos, informaciones u opiniones publicadas por los usuarios.
ICR se reserva el derecho de no publicar todas las opiniones de los usuarios.
El nombre de usuario es responsabilidad del usuario. ICR no se hará responsable de la utilización ilegal o con fines ilícitos que otros usuarios puedan hacer de dicho nombre de usuario.

Conservación: Los datos recogidos serán conservados durante el tiempo necesario para la gestión solicitada.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.