Adultos hasta los 40

Adultos hasta los 40

Salud ocular en adultos de menos de 40 años

Aunque es una franja de edad en la que no es necesario visitar tan a menudo el oftalmólogo, los adultos por debajo de los 40 años también deben cuidar su visión y acudir a revisiones oftalmológicas ocasionalmente.

El desarrollo del sistema visual alcanza su madurez alrededor de los 20 años y suele permanecer estable durante la treintena, exceptuando en el caso de las mujeres, las alteraciones visuales que en algunos casos pueden ocurrir durante el embarazo. Por ese motivo en esta etapa de la vida, la graduación de gafas y lentillas varía muy poco, lo que la convierte en un momento ideal para plantear someterse a una cirugía de corrección visual  cirugía refractiva.

Sin embargo y como en cualquier otra franja de edad, en caso de experimentar traumatismos, dolor, destellos de luz, padecer cualquier tipo de infección o cualquier otro problema, es preciso acudir al oftalmólogo.


Problemas oculares más frecuentes en adultos por debajo de los 40 años

En esta franja de edad, además de los problemas de graduación (miopía, hipermetropía, astigmatismo) los traumatismos oculares son un problema bastante frecuente. Alrededor de un 75% de los traumatismos oculares se dan en hombres de entre 18 y 40 años. La mitad de dichos traumatismos ocurren en casa, a menudo realizando reformas o practicando deportes y podrían evitarse con el uso de métodos de protección para la visión. (gafas o pantallas de protección).

¿Cómo prevenir problemas visuales?
Síntomas y signos de alarma
Realizar ejercicio físico.

La práctica de ejercicio físico estimula la circulación de la sangre y la oxigenación, y ayuda a mantener el peso dentro de los límites adecuados, lo que reduce el riesgo de diabetes y, por consiguiente, de retinopatía diabética. En la práctica de deportes, es recomendable utilizar gafas de protección y de sol, así como casco cuando sea posible y adecuado.

Evitar el consumo de tabaco

Otra de las recomendaciones para mejorar la salud a largo plazo es evitar el tabaquismo, ya que puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares que afecten la salud visual e incrementar las posibilidades de padecer cataratas y enfermedades degenerativas en la retina. Además, en el caso de las mujeres, fumar durante el embarazo pone en mayor riesgo al bebé de sufrir una retinopatía del prematuro, una enfermedad que puede causar ceguera.

Dormir correctamente

Dormir ayuda a lubricar nuestros ojos y eliminar polvo, alérgenos o partículas de humo que puedan haberse acumulado en ellos durante el día.

Protegerse frente a enfermedades de transmisión sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual, como el herpes de tipo 1 y 2, la clamidia, la gonorrea, la sífilis o el SIDA pueden tener efectos adversos en la visión.

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. Sant Pere, 46 2o piso, 08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.