Retinosis pigmentaria

Contenido médico revisado por - Última revisión 16/10/2018
Retinosis pigmentaria

Foto @soroush-karimi

La retinosis pigmentaria es un tipo de distrofia hereditaria que afecta a la retina provocando una pérdida lenta de visión que afecta a los dos ojos. Empieza con la pérdida de visión nocturna y lateral y acaba provocando ceguera.

Esta patología afecta principalmente a la retina que es la capa de tejido que se sitúa en la parte posterior del ojo, y capta las imágenes luminosas que recibe el ojo, para transmitirlas al cerebro a través del nervio óptico.


¿Qué causa la retinosis pigmentaria?

En la mayoría de los casos, el origen de la retinosis pigmentaria es hereditario y ligado al cromosoma X. Aunque también puede aparecer de forma espontánea; es decir, una persona puede padecer esta patología aunque no tenga antecedentes familiares.

La retinosis pigmentaria se caracteriza por la destrucción gradual de algunas células (conos y bastones) de la retina provocando la pérdida de la percepción del color y de la visión central.

El grado de pérdida de la visión puede variar en cada caso pero, la mayoría de afectados por la retinosis pigmentaria, alcanza la ceguera legal (agudeza visual inferior al 20-200 con corrección y campo visual inferior a 20 grados) antes de los 40 años. Este trastorno tiene mayor afectación en los hombres que en las mujeres.


¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

La retinosis pigmentaria se caracteriza por su aparición silenciosa y evolución lenta.

Algunos de los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Reducción del campo de visión: se manifiesta con la pérdida de visión periférica y, a medida que avanza, puede desembocar en la pérdida de la visión central.
  • Ceguera nocturna (nictalopía): es uno de los primeros síntomas que aparece.
  • Disminución de la agudeza visual: la persona afectada tiene una dificultad mayor para percibir los colores y formas de los objetos.
  • Deslumbramiento (fotopsia): visualización de destellos de luz dificultando la visión.

¿Cómo se diagnostica la retinosis pigmentaria?

Habitualmente, para diagnosticar esta patología se realizan pruebas para evaluar la retina, como:


¿Existen tratamientos para la retinosis pigmentaria?

A día de hoy, la retinosis pigmentaria no tiene cura. No obstante, la terapia génica y los tratamientos con células madres podrían, en futuro, presentar un gran avance para la cura de esta patología.

Otras posibilidades como la implantación de microchips en la retina para permitir la visión artificial están aún en fase de desarrollo.

Así pues, por el momento, no existe un tratamiento definitivo.


¿Se puede prevenir?

Al tratarse de una enfermedad que en la mayoría de casos tiene un componente hereditario, no existen medidas de prevención efectivas.

Cuando la enfermedad se manifiesta, se recomiendan medidas como el uso de gafas de sol para proteger la retina de los rayos ultravioletas y controles periódicos con un especialista para evitar factores de riesgo asociados.

Así mismo, es importante que las personas afectadas reciban apoyo para realizar una adaptación correcta a la pérdida de visión. Existen aparatos de baja visión y terapias de rehabilitación de baja visión que pueden ser de ayuda.

 

 

ICR Sede Central Ganduxer

C. Ganduxer, 117
08022 Barcelona

ICR Pau Alcover

C. Pau Alcover 67
08017 Barcelona

ICR Terrassa

C. del Nord, 77
08221 Terrassa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Passeig Bonanova, 22
08022 Barcelona

Pruebas y Tratamientos Clinica Bonanova

C. Mandri, 63
08022 Barcelona

ICR. Servicio de Oftalmología Clínica del Remei

C. de l'Escorial, 148
08024 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.