Consejos para proteger los ojos del sol y el cloro durante el verano

Contenido médico revisado por - Última revisión 15/09/2021
Consejos para proteger los ojos del sol y el cloro durante el verano

Con la llegada del verano, los ojos están expuestos a una serie de riesgos que conviene prevenir para evitar lesiones graves. Agentes como el cloro de la piscina, la sal marina, la arena, los fuertes vientos o el sol son causas que amenazan el estado de nuestros ojos. Estos agentes pueden alterar la salud de la conjuntiva (provocando conjuntivitis), de la cornea (provocando queratitis), del cristalino (alterando su transparencia y derivando en cataratas) y de la retina (las quemaduras pueden ser irreversibles y dañar la visión). El Dr. Jordi Gatell, jefe del Departamento de Córnea y Superficie Ocular de ICR, nos cuenta qué podemos hacer para cuidarlos durante esta época del año.

¿Cómo proteger los ojos del sol?

El Dr. Gatell explica que es importante que, durante todo el año, pero sobre todo durante el verano, protejamos los ojos de los rayos solares con gorras y gafas de sol con vidrios homologados contra los rayos ultravioletas. No todas las gafas están debidamente homologadas ni tienen protección ultraviolada. Por este motivo, destaca una serie de consejos para tener en cuenta a la hora de adquirir unas gafas de sol e insiste en que, ante cualquier duda, hay que consultar un oftalmólogo u oftalmóloga para que nos aconseje la mejor opción:

  1. Lo más importante es que estén homologadas con el distintivo de la CE. Además, deben llevar la identificación de la ISO EN 1836:1997 y deben protegernos al 100 % de la radiación ultravioleta (distintivo UV).
  2. Hay que adquirir las gafas en establecimientos especializados y tener cuidado sobre todo con las gafas que no son de óptica, porque pueden ser falsificaciones a las que se les ha añadido un distintivo falso. Incluso, utilizar unas gafas de sol sin el filtro UV es más perjudicial que no usar ningunas, ya que al ser oscuras evitan la contracción de la pupila, lo que permite una mayor penetración de los rayos UV, favoreciendo un mayor daño potencial.
  3. Las gafas siempre deben elegirse pensando en la actividad que llevaremos a cabo al utilizarlas. Si elegimos, por ejemplo, unas gafas demasiado oscuras, puede que no podamos utilizarlas para conducir.
  4. Hay que tener en cuenta el nivel de protección, que va del 0 al 4. Las gafas de protección 4 bloquean un porcentaje de luz más elevado. Este hecho no debe confundirse con el filtro de rayos ultravioleta, que debe ser siempre del 100 %.
  5. Hay que tener especial cuidado al adquirir gafas de sol para niños y niñas ya que, debido a su edad, sus ojos son más permeables frente a la luz. Un porcentaje mucho más elevado de rayos UVA y UVB penetra en los ojos de los más pequeños, en comparación con el que reciben los ojos de una persona adulta. Hay gafas con filtros de calidad de todas las morfologías y a precios asequibles que pueden proteger adecuadamente los ojos de los niños y niñas.
  6. En el caso de llevar gafas graduadas, es recomendable comentar primero la graduación con el óptico y escoger las lentes antes de escoger una montura. Cuando buscamos gafas de sol, siempre queremos que nos queden bien en la cara, que estén a la moda, etc., pero no todas las lentes graduadas son aptas para todas las monturas. Normalmente estas no pueden ser muy curvadas.

¿Cómo proteger los ojos del cloro?

El Dr. Gatell explica que la exposición reiterada de la película lagrimal al cloro y a otros productos químicos usados en las piscinas podría debilitarla. Esto dejaría el ojo más desprotejido y le causaría un enrojecimiento debido a una irritacion de la córnea y la conjuntiva, así como otros trastornos oculares, como ojo seco o visión borrosa. Por ello, destaca que es importante seguir una serie de consejos a la hora de ir a la piscina:

  • Hay que usar gafas de natación. Las gafas evitan que nuestros ojos entren en contacto con el agua de la piscina, que contiene cloro y otras sustancias que podrían ser perjudiciales. Deben usarse el máximo de tiempo posible durante el baño.
  • No se deben abrir los ojos bajo el agua. En caso de no tener gafas, no se recomienda abrir los ojos durante mucho rato bajo el agua, ya que el contacto directo con el cloro podría, además de irritar el ojo, acarrear infecciones oculares.
  • Hay que lavarse los ojos después de bañarse. Es recomendable lavarse la cara y los ojos con agua dulce tras salir de la piscina, para eliminar las sustancias químicas en la zona posterior del ojo (párpado y pestañas).
  • Es recomendable usar gotas oftálmicas. Estas gotas pueden usarse para lubricar los ojos y así mantener la superficie ocular hidratada.
  • No compartir toalla. Para evitar infecciones, es mejor no compartir la toalla con otras personas.
  • Tras una cirugía ocular hay que consultar al especialista antes de ir a a la piscina.
  • Es importante mantenerse hidratado. Se recomienda beber agua para asegurar una buena hidratación de los ojos.

Ante la presencia de síntomas como ojo rojo, picor, escozor, lagrimeo y fotosensibilidad, es recomendable acudir al oftalmólogo para que realice una exploración y establezca el tratamiento más adecuado.

¿Qué hay que tener en cuenta si se usan lentillas?

En caso de usar lentes de contacto, el Dr. Gatell explica que es muy importante evitar usarlas dentro del agua, ya sea en el mar o en la piscina, ya que en esa situación los ojos están más expuestos a la contaminación microbiana, tanto de bacterias y virus como de amebas. “Una infección provocada por amebas puede ser muy grave y puede provocar ulceraciones de difícil resolución, derivar en una pérdida visual importante e incluso requerir un trasplante de córnea”, explica el Dr. Gatell.

El doctor destaca también que una de las causas más importantes de infección o úlcera corneal es el uso descuidado de las lentillas y recuerda que estas no dejan de ser un cuerpo extraño, que hay que controlar y cuidar para evitar que las sustancias y los gérmenes con los que entran en contacto puedan producir una infección.

Además, no hay que olvidarse que el calor, las sustancias químicas que contiene el agua de la piscina y la sal del mar suelen provocar durante esta época del año conjuntivitis y queratitis irritativas, que después pueden derivar en víricas o bacterianas al entrar en contacto con aguas de mar o piscinas donde puede haber estos agentes patógenos. Estas pueden manifestarse con síntomas como enrojecimiento en los ojos, escozor, ardor, sensación de cuerpo extraño, hipersensibilidad a la luz o lagrimeo. Por ello, el Dr. Gatell recuerda que ante cualquier síntoma que nos preocupe debemos consultar con nuestro especialista de referencia o acudir a urgencias oftalmológicas, ya que el diagnóstico precoz de una posible infección corneal puede ser primordial para evitar pérdidas de visión permanentes.

Artículos relacionados

Consejos para escoger gafas de sol para el verano

En verano, el complemento indispensable para todos son, sin duda, las gafas de sol. La moda las diseña de todo tipo y medida, pero, dejando a un lado cómo puedan quedarnos estéticamente, hay que tener en cuenta de qué manera protegen nuestros ojos frente a la radiación ultravioleta del sol. ¿Qué es lo primero que […]

¿Puedo volar tras una intervención ocular?

Cuando el verano se acerca y llega el periodo vacacional, nos planteamos si volar en avión puede tener consecuencias para nuestros ojos tras una intervención ocular. Tras algunas intervenciones oculares, y debido a los cambios de presión a los que nos sometemos al volar, coger un avión puede afectar la visión. Cada intervención tiene sus […]

La Cadena COPE entrevista al Dr. Gatell sobre los riesgos oculares de bañarse en el mar o la piscina

El pasado 9 de julio, el programa de radio La Tarde, de la cadena COPE entrevistó al Dr. Jordi Gatell, jefe del Departamento de Córnea de ICR. El doctor explicó cuáles son los riesgos del contacto de los ojos con el agua del mar o la piscina y qué medidas y recomendaciones hay que tener […]

La cadena COPE entrevista de nuevo al Dr. Gatell acerca de los riesgos de bañarse con lentillas

Hace unas semanas el Dr. Gatell fue entrevistado en el programa La Tarde de la Cope para hablar de los riesgos oculares derivados de bañarse en la piscina o el mar. Tal y como el doctor mencionó, a parte de las posibles irritaciones oculares producidas por el cloro o la suciedad del agua, uno de […]

Publica tu comentario

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (REGLAMENTO (UE) 2016/679 pone en su conocimiento la siguiente información sobre el tratamiento de datos personales.

Responsables: Institut Català de la Retina, S.L., Institut Català de Cirurgia refractiva, S.L. (en adelante ICR)

Contacto Delegado de Protección de Datos: C/Pau Alcover nº 67 08017 Barcelona – rgpd@icrcat.com

Finalidad: La finalidad de del tratamiento es gestionar la información que nos facilita y en caso de disponer de su consentimiento, publicar el testimonio en nuestra web

Legitimación: La base legal para el presente tratamiento es la solicitud realizada por usted y su consentimiento.

Destinatarios: Los destinatarios de la información son los departamentos y delegaciones en los que se organiza ICR, en parte o en su totalidad. No se comunicarán a terceros.

Derechos: En cualquier momento, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante escrito dirigido al Delegado de Protección de Datos DPD en la dirección establecida facilitado en contacto. También puede revocar los consentimientos a otros tratamientos. También puede solicitar más información al DPD sobre los tratamientos realizados.
En el caso que considere que se han vulnerado sus derechos usted puede presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos competente.

A todos los efectos, el usuario acepta que la opinión expresada será exclusivamente responsabilidad suya. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad los daños o perjuicios que se puedan derivar de ella.
ICR no se hará responsable de la exactitud, calidad, fiabilidad, corrección, moralidad y legalidad de los datos, informaciones u opiniones publicadas por los usuarios.
ICR se reserva el derecho de no publicar todas las opiniones de los usuarios.
El nombre de usuario es responsabilidad del usuario. ICR no se hará responsable de la utilización ilegal o con fines ilícitos que otros usuarios puedan hacer de dicho nombre de usuario.

Conservación: Los datos recogidos serán conservados durante el tiempo necesario para la gestión solicitada.

4 comentarios

Visítanos

ICR Pau Alcover

C/ Pau Alcover, 67
08017 Barcelona Ver mapa

ICR Sede Central Ganduxer

C/ Ganduxer, 117
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Terrassa

C/ del Nord, 77
08221 Terrassa Ver mapa

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

C/ de l'Escorial, 148
08024 Barcelona Ver mapa

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Pg. de la Bonanova, 22
08022 Barcelona Ver mapa

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

C/ Mandri, 63
08022 Barcelona Ver mapa

ICR Pau Alcover

Teléfono 93 378 23 19

Horario
De lunes a viernes de 8:00 h a 21:00 h.
Sábados de 8:00 h a 14:00 h.

Cómo llegar Más información

ICR Sede Central Ganduxer

Teléfono 93 378 23 19
Teléfono de Urgencias 93 418 72 27

Horario
De lunes a viernes de 8 a 21 horas
Sábados de 9 a 14 horas

Cómo llegar Más información

ICR Terrassa

Teléfono 93 736 34 40

Horario
De lunes a viernes de 8:30 h a 14 h y de 15 h a 20 h.*

Cómo llegar Más información

Servicio de Oftalmología ICR en la Clínica Ntra. Sra. del Remei

Teléfono 902 10 10 50

Horario
Todas las tardes de 15 h a 20 h y viernes mañana de 10 h a 14 h.

Cómo llegar Más información

Centro Quirúrgico Clínica Bonanova

Teléfono 934 34 09 25

Horario
De lunes a viernes de 7:30 h a 20:30 h.

Cómo llegar Más información

Pruebas y Tratamientos Clínica Bonanova

Teléfono 93 434 27 70

Cómo llegar Más información